Pfizer confirma resultados de píldora COVID y su potencia frente a omicron

0
228

WASHINGTON (AP) – Pfizer dijo el martes (14 de diciembre) que su píldora experimental COVID-19 parece eficaz contra la variante omicron.

La empresa también dijo que los resultados completos de su estudio con 2.250 personas confirmaron los prometedores resultados iniciales de la píldora contra el virus: El fármaco redujo las hospitalizaciones y muertes combinadas en aproximadamente un 89% entre los adultos de alto riesgo cuando se tomó poco después de los síntomas iniciales de COVID-19.

Pruebas de laboratorio independientes demuestran que el fármaco conserva su potencia contra la variante omicron, según anunció la empresa, tal como habían previsto muchos expertos. Pfizer probó el medicamento antiviral contra una versión artificial de una proteína clave que el omicron utiliza para reproducirse.

Las actualizaciones se producen en un momento en el que los casos de COVID-19, las muertes y las hospitalizaciones vuelven a aumentar y los Estados Unidos rondan las 800.000 muertes por pandemia. El último aumento, impulsado por la variante delta, se está acelerando debido al clima más frío y a un mayor número de reuniones en interiores, incluso cuando las autoridades sanitarias se preparan para el impacto del mutante omicron emergente.

Se espera que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se pronuncie pronto sobre la autorización de la píldora de Pfizer y de una píldora competidora de Merck, que se presentó a los reguladores varias semanas antes. Si se autorizan, las píldoras serían los primeros tratamientos con COVID-19 que los estadounidenses podrían recoger en una farmacia y tomar en casa.

Los datos de Pfizer podrían ayudar a tranquilizar a los organismos reguladores sobre los beneficios de su medicamento, después de que Merck revelara unos beneficios menores de los esperados en las pruebas finales. A finales del mes pasado, Merck afirmó que su píldora reducía las hospitalizaciones y las muertes en un 30% en adultos de alto riesgo.

Ambas empresas estudiaron inicialmente sus fármacos en adultos no vacunados que se enfrentan a los riesgos más graves de la COVID-19, debido a la edad avanzada o a problemas de salud, como el asma o la obesidad. Pfizer también está estudiando su píldora en adultos de menor riesgo -incluido un subgrupo que está vacunado-, pero el martes comunicó datos contradictorios para ese grupo.

En los resultados provisionales, Pfizer dijo que su medicamento no logró el objetivo principal del estudio: el alivio sostenido de COVID-19 durante cuatro días durante o después del tratamiento, según informaron los pacientes. Pero el fármaco sí alcanzó un segundo objetivo al reducir las hospitalizaciones en aproximadamente un 70% entre ese grupo, que incluía adultos no vacunados por lo demás sanos y adultos vacunados con uno o más problemas de salud. Menos del 1% de los pacientes que recibieron el medicamento fueron hospitalizados, en comparación con el 2,4% de los pacientes que recibieron una píldora falsa.