Recuperan más de $400,000 en salarios robados para trabajadores de edificios

0
1644

11 trabajadores de tres edificios, mayormente porteros y ayudantes, recibieron este martes más de $400,000 por concepto de robo de salarios por parte de sus empleadores.

Gracias a una labor conjunta entre la oficina del contralor Scott Stringer, la Fiscalía de Nueva York y la unión sindical 32BJ, los trabajadores recibieron cheques entre los $5,500 y los $80,000 de las firmas Brooklyn Warehouse 180 LLC y Mica Gabe Brooklyn LLC, señaladas de violar intencionalmente las reglas de salarios de los empleados del 180 de Nassau Street. El edificio de apartamentos de lujo, cuenta con 10 pisos y posee 103 apartamentos.

“Hoy queremos decir que en el estado de Nueva York tenemos cero tolerancia con los malos empleadores que quieren engañar a los empleados y que gracias a nuestra investigación pudimos recuperar el dinero que estos trabajadores se ganaron con su trabajo, más los intereses, en pagos que debieron haber recibido hace mucho tiempo”, aseguró la Fiscal General, quien aprovechó para enviar un fuerte mensaje a los patronos que sigan robando a sus empleados.

“A los malos patronos allá en la calle les digo que si creen que pueden robarles salarios a los trabajadores y tratarlos mal, tal vez puedan salirse con las suyas por un período corto, pero al final del día el brazo de la justicia los atrapará y serán llevados a la cárcel”, dijo la funcionaria explicando que la queja de los empleados beneficiados con los pagos llegó a la Fiscalía a través de la unión sindical 32BJ.

Euddy Fermín, uno de los trabajadores hispanos que recibió sus salarios robados y quien se desempeña como portero del edificio en Brooklyn desde hace 4 años, se mostró complacido con el cheque y manifestó que es una prueba de que cuando los trabajadores luchan por sus derechos, se le pone freno a los patronos aprovechados.

Euddy Fermín, uno de los trabajadores hispanos que recibió sus salarios robados,

“A mí no me pagaban el salario correcto. Nos estaban robando, porque nos estaban pagando como si fuéramos de seguridad y éramos porteros. Nos daban $12 por hora cuando debían ser $17 y me pone muy contento saber que se hizo justicia”, comentó el dominicano, quien agregó que el dinero recibido fue como un regalo de Santa Claus. “Lo veo como un regalo justo por algo que nos merecíamos y lo que quiero hacer es invertir ese dinerito en propiedades”.

Llaman a denunciar el abuso

Octavio Rodríguez, quien sufrió el mismo tipo de robo de su compañero dominicano, hizo un llamado a los empleados neoyorquinos a que no tengan miedo de denunciar. “Tenemos que alzar nuestras voces y exigir lo que nos corresponde, porque afortunadamente hay leyes que nos protegen y tenemos el apoyo de muchas personas y de la unión”.

Los pagos forman parte de un arreglo alcanzado en noviembre pasado del orden de los $2.9 millones, donde las compañías en mención, no pueden emitir comentarios como parte de los acuerdos a los que se llegaron. Además de robo de salarios fueron señaladas de usar de manera fraudulenta un programa de exención de impuestos pagando menos a los empleados y reteniendo beneficios suplementarios.

Tras afirmar que la luz llegó para los trabajadores en una buena época, el contralor Stringer advirtió que la Gran Manzana no permitirá que los patronos sigan usando tácticas para robar a los trabajadores.

“En la ciudad de Nueva York, la dignidad del trabajo es importante y nunca nos quedaremos de brazos cruzados cuando los neoyorquinos trabajadores sean explotados o mal pagados”, mencionó el funcionario, cuya oficina fue la encargada de tramitar los cheques entregados, al tiempo que advirtió a los empleadores que no jueguen con el dinero de los trabajadores.

“Estos miembros de la local 32BJ recibieron los salarios que ganaron y la justicia que merecen. Además estamos enviando un mensaje claro a los desarrolladores, contratistas y propietarios sin escrúpulos de que es mejor que sigan las reglas cuando obtienen millones de dólares en exenciones de impuestos a la propiedad”, dijo el Contralor.

Stringer explicó que la investigación, realizada entre la Fiscalía y la Contraloría de Nueva York, comprobó que en 2014, Mica Gabe indujo fraudulentamente al Departamento de Preservación y Desarrollo de la Vivienda (HPD) de la Ciudad de Nueva York a emitir una exención parcial de impuestos para su propiedad en Brooklyn, aduciendo que a los empleados se les pagaría los salarios vigentes, pero no lo hicieron.