Pariente de una de las dos mujeres asesinadas sen Pennsylvania arremete contra presunto asesino

0
272

Un pariente de una de las dos puertorriqueñas asesinadas en Pennsylvania en medio de un incidente que se investiga como de violencia doméstica dijo que el sospechoso del crimen no tiene perdón.

“No tiene perdón”, declaró a Telemundo Anthony Torres, familiar de Tiara Rodríguez Díaz, de 20 años, en referencia al presunto asesino, identificado como Mamadou Kallie, de 23.

Rodríguez Díaz y Kallie mantenían una relación. Al momento de los hechos, el menor de 22 meses que ambos procrearon se encontraba junto a su madre.

En el incidente también falleció Kimberly Ortiz Zayas, de 21, y quien tenía cinco meses de embarazo. El feto no sobrevivió al ataque.

“Una llamada…que uno no quisiera contestar una llamada así”, indicó sobre el momento en que recibió la trágica noticia.

Torres añadió que llegó a conocer en persona a Kallie y que no sospechó que pudiera cometer un acto de esa gravedad.

“Aquí vino en dos ocasiones, pero vino tranquilo…no se sabe cómo son las personas hasta que (demuestran) la furia de ellos. Pero no era para hacer eso”, manifestó.

Torres describió a la muchacha como una muy buena y querida por todo el mundo.

Reveló que la boricua solía viajar en el periodo de verano al pueblo de Salinas, en el sur de la isla, para visitar a su abuelo hasta que, por razones de salud, el pariente se mudó también a Pennsylvania donde esta lo cuidaba.

Según el reporte de la cadena televisiva en Puerto Rico, las víctimas se hicieron amigas recientemente.

“Cuando yo lo conocí, yo nunca pensé que él sería capaz de hacer eso, lo que hizo”, declaró por su parte un amigo de Ortiz Zayas, identificado como Leansti Mundo.

El entrevistado añadió que el sospechoso del crimen compartía mucho con el niño que procreó con Rodríguez Díaz.

El acusado enfrenta múltiples cargos que van desde asesinato en primero grado, asesinato de un niño por nacer, poner en peligro la vida de un infante de 22 meses de nacido que se encontraba en la parte trasera de vehículo hasta “carjacking”.

El informe policial del caso indica que que agentes de Coatesville respondieron, a las 9:21 p.m. del domingo a una querella por una disputa doméstica entre Rodríguez Díaz y Kallie mientras ambos visitaban a unas amistades en una residencia.

En medio de la conversación con los oficiales, Rodríguez Díaz indicó que no había sucedido nada.

Una media hora después, ciudadanos alertaron de disparos en la carretera Glencrest.

Oficiales de Valley Township a Ortiz Zayas no muy lejos de la puerta del pasajero de un vehículo Toyota Corolla con múltiples heridas de bala. Rodríguez Díaz fue sacada del asiento del conductor y transportada a un hospital cercano, donde también por los múltiples disparos recibidos.