Nuevas políticas de barbijos entran en vigor en Rhode Island

0
533
Varias personas, la mayoría con barbijo, caminan por una estación de trenes de la ciudad de Aarhus, Dinamarca, el 10 de agosto de 2020. Ritzau Scanpix/Bo Amstrup / Reuters

PROVIDENCE, R.I. (WPRI) – La mayoría de los establecimientos interiores en Rhode Island ahora requerirán barbijos o prueba de vacunación, ya que el estado trata de frenar un pico de casos de COVID-19.

La semana pasada, el gobernador Dan McKee estableció nuevas políticas sobre el uso de barbijos, la vacunación y la dotación de personal de los hospitales que, según él, ayudarán a aliviar la presión sobre el sistema de atención de la salud del estado y a la vez evitarán trastornos económicos en las pequeñas empresas.

Los nuevos requisitos en torno al uso de barbijos y vacunas para los establecimientos de interior se desglosan en tres áreas basadas en el tamaño y la categoría, y se aplican a cualquier persona de 2 años en adelante:

En los locales interiores más grandes (con capacidad para 250 personas o más), se exigirán barbijos a todos los asistentes, independientemente de su estado de vacunación.

En los locales interiores más pequeños (con capacidad para menos de 250 personas) -incluidos restaurantes, comercios minoristas y lugares de reunión-, cada establecimiento puede exigir barbijos obligatorios para todos; prueba de vacunación obligatoria para todos; o barbijos sólo para las personas que no presenten prueba de vacunación.

En el caso de las oficinas, los fabricantes y otros negocios que operan en interiores, la norma será similar a la de los locales interiores más pequeños. Los establecimientos individuales pueden exigir una prueba de vacunación a todos los clientes y empleados; aplicar un mandato de barbijo universal; o exigir barbijos sólo a las personas que no muestren una prueba de vacunación.

El estado sigue considerando que una persona está «totalmente vacunada» si ha recibido dos dosis de las vacunas Pfizer y Moderna o una dosis de la vacuna Johnson & Johnson.

Los nuevos requisitos serán «reevaluados» dentro de 30 días, dijo McKee. También subrayó la importancia de que los habitantes de Rhode Island se vacunen de refuerzo, especialmente con la creciente preocupación por la variante omicron recientemente identificada.

El estado también está trabajando para ampliar la capacidad de pruebas, incluido el acceso a pruebas rápidas, ya que McKee reconoció la frustración por la lentitud de los resultados de las pruebas en las últimas semanas. Se están realizando esfuerzos para encontrar capacidad de laboratorio adicional, y el estado también distribuirá 100.000 pruebas rápidas a domicilio durante las próximas dos semanas, McKee también ha solicitado un millón de pruebas rápidas a domicilio adicionales a FEMA para su distribución a las ciudades y pueblos.

Para aquellos que necesiten hacerse la prueba antes de viajar a algún lugar para las fiestas, algunos centros de pruebas estatales estarán abiertos hasta las 12 p.m. del viernes, víspera de Navidad, para realizar pruebas rápidas sólo con cita previa. Todos los centros de pruebas estatales estarán cerrados el sábado (25 de diciembre), día de Navidad.