Murió en un accidente de tránsito y mientras la velaban revivió y golpeó el ataúd

0
796

El cuerpo fue trasladado de inmediato de emergencia al hospital, donde se certificó que todavía tenía pulso.

“Abrió los ojos y estaba sudando”. En el cementerio El Carmen de Ferreñafe de la ciudad de Chiclayo (Perú), todos quedaron atónitos. Estaban en el velatorio de Rosa Isabel Céspedes Callaca, una mujer de 36 años, madre de tres niños, que había muerto en un accidente de tránsito. Estaba a punto de ser sepultada pero terminaron llamando a emergencias porque la difunta presentaba signos vitales.

La mujer, que estaba siendo despedida por sus familiares, empezó a golpear su ataúd. “Abrió los ojos y estaba sudando. En ese momento he venido a mi oficina y he procedido a llamar a la policía”, aseguró el administrador del cementerio El Carmen (Ferreñafe), Juan Segundo Cajo.

Los oficiales llegaron al lugar y de inmediato levantaron el féretro con el cuerpo de la joven madre en su interior y lo trasladaron al Hospital Referencial de Ferreñafe. Allí fue examinada por un médico que verificó que efectivamente tenía signos vitales aunque eran demasiado bajos. Se le colocó el equipo para medir su saturación y se registró que era muy leve, horas después se confirmó la muerte.

Con la sensación de que la mujer pudo haber sido salvada, familiares y amigos de Rosa Isabel exigen que se investigue lo que pasó. “Queremos saber por qué ayer mi sobrina reaccionó cuando la estábamos llevando para enterrarla. Tenemos los videos, donde ella empuja el cajón, lo toca. La llevamos al hospital y ella llegó con 5 de pulso”, protestó un tío de la mujer.

“Queremos saber si mi sobrina estuvo en coma durante su velación”, completó el familiar.

Las sospechas apuntan a que los médicos del hospital habrían desconectado a la mujer, certificando su muerte en ese momento, sin la debida revisión. Posteriormente su cuerpo fue enviado a la morgue y, unos días después, en el velorio ocurrió el hecho que todavía se encuentra bajo investigación.

Rosa Céspedes, sus tres hijos, su cuñado Luis Rodríguez Bernilla y su esposo Héctor Rodríguez viajaban a bordo de una motofurgón. El vehículo fue impactado por una camioneta que se trasladaba a gran velocidad por la vía Chiclayo – Picsi.

Toda la familia salió despedida del vehículo tras el fuerte choque y Luis Rodríguez Bernilla​ murió en el acto. En tanto Rosa sufrió un traumatismo encéfalo craneano severo y fue trasladada al hospital local, donde el lunes se decretó su fallecimiento.

Hasta el momento los tres hijos de la mujer se encuentran en grave estado y deberán ser operados en los próximos días. el médico les ha diagnosticado politraumatismo, heridas en piernas, TEC moderado – severo y escoriaciones en sus extremidades.