La despensa de alimentos ve la afluencia de personas necesitadas en RI

0
217

La organización sin fines de lucro We Share Hope en East Providence ha duplicado la cantidad de alimentos que entregan a las personas necesitadas en los últimos dos años.

EAST PROVIDENCE, R.I. (WPRI) – La directora ejecutiva Johanna Corcran dice a 12 News que la organización ha visto un aumento del 130% desde julio de 2020.

«Cada semana estamos dando la bienvenida a por lo menos 30 a 35 nuevas personas a través de la puerta», dijo Corcran.

Corcran dijo que en este momento, uno de cada seis habitantes de Rhode Island se enfrenta a la inseguridad alimentaria, y en una sola semana la organización ayudó a aproximadamente 720 personas.

Atribuye el aumento de la inseguridad alimentaria de los habitantes de Rhode Island a la inflación.

El programa se asocia con casi 15 tiendas de comestibles locales para recoger donaciones de alimentos.

Según Corcran, estas donaciones a menudo no se ajustan a los estándares cosméticos de las tiendas minoristas, lo que significa que algunos de los envases de los alimentos pueden estar dañados o están a punto de caducar.

Dijo que para garantizar la seguridad de todos, la organización revisa meticulosamente cada donación.

«Es realmente difícil hablar con nuestros huéspedes y conocer sus historias», dijo Corcran. «Sinceramente, sus historias son como las de muchos otros habitantes de Rhode Island, incluidos nosotros mismos».

«Estamos aquí para ayudarles a hacer las cosas un poco más fáciles», añadió.

Cuando los invitados llegan, pueden dirigirse al mercado de la organización donde pueden llenar una bolsa por 5 dólares. Cada invitado puede comprar tres bolsas por viaje.
Ese dinero, dijo Corcran, vuelve a la comunidad.

«Todo es una especie de donación sugerida», dijo. «Las donaciones que llegan al mercado nos permiten entregar hasta 60 palés de alimentos cada semana a nuestros socios sin ánimo de lucro en la comunidad«.

Pero si la gente no tiene dinero para donar, Corcran dijo que eso también está bien.

«El hambre nos afecta a todos de diferentes maneras, puede ser un vecino, puede ser el compañero de clase de tu hijo», dijo.

Hay unos 100 voluntarios que ayudan a abastecer los estantes, cargar los camiones y ayudar a los huéspedes a llenar sus bolsas. Cocran dijo que siempre están buscando ayuda adicional. El mercado está abierto de lunes a jueves, así como el primer y tercer sábado de cada mes.