Familia ucraniana encuentra refugio en RI

0
175

Millones de ucranianos han escapado de su país mientras la guerra de Rusia contra Ucrania hace estragos.

JAMESTOWN, R.I. (WPRI) – Muchos esperan regresar tan pronto como la guerra termine, por lo que se están quedando en países cercanos, pero una familia ucraniana está encontrando ayuda de amigos en Rhode Island.

Sasha Pinchuk, de 10 años, se aseguró de meter su cinturón marrón en las dos maletas que su familia pudo traer al huir de Ucrania.

Continuar con sus artes marciales aquí en Jamestown añade un toque de normalidad para distraer de los terrores a un mundo de distancia de donde su padre está luchando actualmente por su libertad.

Yana, la hermana mayor de Sasha, dijo que acababan de recibir la noticia de que su ciudad costera, Odessa, había sido atacada.

«Estaba muy cerca de nuestra casa», dijo Sasha. «Es muy doloroso conocer a toda esa gente y darse cuenta de que han muerto».

Yana estaba en la facultad de medicina de Kharkiv cuando comenzó la guerra a finales de febrero.

«Bombardearon a la población civil, bombardearon los hospitales desde el primer día», dijo Yana.

Alrededor del 80% de los edificios de su universidad han desaparecido, pero siguen aprendiendo virtualmente, otra muestra de la capacidad de recuperación de los ucranianos.

«La universidad acaba de trasladar a nuestros profesores a un lugar seguro y han podido darnos mucha información y seguir enseñándonos», dijo Yana.

Yana, su madre e incluso Sasha quieren conseguir trabajo en Rhode Island, pero su visado de turista no se lo permite.

«Pagar nuestra comida, pagar nuestros apartamentos tal vez, y mantener una vida normal», dijo Yana.

Ahora mismo, dependen de la caridad de otros para pagar su apartamento. Las clases de karate de Sasha son gratuitas y el apoyo de personas como Erik Brine es clave.

Brine es amigo del padre de Sasha y Yana. Estudiaron juntos en la Escuela de Guerra Naval de Newport y la familia vivió en Rhode Island durante ese tiempo.

«Hay una pequeña cantidad de estudiantes estadounidenses que participan con la clase internacional. Viajamos juntos, pasamos mucho tiempo juntos», dijo Brine.

Por eso eligieron trasladarse temporalmente a Estados Unidos mientras millones de personas se quedan en Europa.

«Atravesaron Moldavia hasta llegar a Rumanía y pasaron tres semanas con otra de mis compañeras en Constanza (Rumanía)», explicó Brine.

Brine está presionando ahora a los legisladores para que aceleren el estatus de protección temporal al que tiene derecho esta familia, para que puedan trabajar.

«Tenerlos aquí, pero sin ningún tipo de beneficios disponibles para ellos. No tienen prestaciones médicas», dijo Brine.

La familia también se reunió con el Instituto Internacional Dorcas de Rhode Island, que sirve de enlace para los recursos a los recién llegados, pero dijeron que aún no han recibido orientación o financiación del gobierno federal para las llegadas ucranianas.

«En este momento, creo que el gobierno reconoce que hay algunos ucranianos que están llegando, así que mi esperanza es que saquen esta orientación más pronto que tarde», dijo Kathy Cloutier.