El presidente de Haití, Jovenel Moise, es asesinado a tiros dentro de su casa

0
664

El presidente de Haití, Jovenel Moise, fue asesinado en su residencia, ubicada en Puerto Príncipe, mientras que su esposa, Marie Martine Etienne Joseph, se encuentra hospitalizada por herida de bala.

Fue el primer ministro saliente, Claude Joseph, quien informó que el presidente fue asesinado esta madrugada por un comando armado, integrado por personas extranjeras.

Es necesario recordar que el presidente Moise pidió en junio de 2021 el apoyo internacional y la colaboración de todos los sectores de la sociedad para acabar con la violencia de las bandas armadas que se ha recrudecido.

El presidente de Haití desde 2017 nació en Trou du Nord, el 26 de junio de 1968. Cursó estudios de Ciencias de la Educación en la Universidad de Quisqueya y en 1996 se trasladó a Port-de-Paix, capital del departamento de Nordoeste, donde creó la empresa Jomar Auto Parts y, poco después, explotó una finca de 10 hectáreas dedicadas al cultivo del banano.

Fue en 2001 cuando, junto con la compañía Culligan, emprendió proyectos para llevar agua canalizada al Nordeste y Nordoeste del país. Posteriormente, se convirtió en secretario general de la Cámara de Comercio e Industria de Haití (CCIH). En 2008 fue socio de la empresa eléctrica solar y eólica Compagnie Haïtienne d’Energie (Comphener SA).

En 2012 puso en marcha, a través de su empresa Agritrans, en la que ocupaba el puesto de presidente-director general, el proyecto agrícola Nourribio en su localidad natal, una plantación platanera de una extensión de 10 hectáreas.

Pero fue el 15 de septiembre de 2015 cuando abandonó los puestos de responsabilidad en Agritrans y se lanzó como candidato para las presidenciales de ese año por el partido oficialista Haitiano Tet Kale.

Dos semanas antes de su toma de posesión, el 7 de febrero de 2017, prestó declaración ante un juez por las sospechas de lavado de dinero, por una investigación iniciada en 2013, acusaciones que él rechazó.

Cabe mencionar que líderes opositores le acusaban de intentar aumentar su poder, por ejemplo al aprobar un decreto que limitaba las competencias de una corte que audita los contratos del gobierno o con otro que creaba una agencia de inteligencia que sólo respondía ante el presidente.

En los últimos meses, los líderes de la oposición exigieron que renunciara al puesto y afirmaron que su mandato legal había terminado en febrero de 2021.