Agente de la DEA condenado por conspirar con un cártel colombiano

0
438

TAMPA, Fla. (AP) – Un agente antidrogas estadounidense que se destacó en su momento y que utilizó su placa para construir un estilo de vida lujoso con autos caros, fiestas en yates y joyas, fue sentenciado el jueves 89 de diciembre) a más de 12 años en una prisión federal por conspirar para lavar dinero con un cartel colombiano.

Pero incluso cuando José Irizarry admitió sus crímenes, culpó a sus antiguos colegas de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) de fomentar una cultura de corrupción que lo insensibilizó ante las implicaciones de violar la ley.

«Cuando mi cliente se incorporó a la DEA fue instruido en cómo ser corrupto, fue instruido en cómo violar la ley», dijo en el juicio su abogada, María Domínguez. «En este universo alternativo se hizo más fácil y menos sospechoso aceptar dinero y regalos» de informantes criminales que trabajaban con la principal agencia de narcóticos de Estados Unidos.

La jueza del Tribunal de Distrito de Estados Unidos Charlene Honeywell, al dictar su sentencia, expresó su disgusto con la DEA por sus fallos y dijo que otros agentes corrompidos por «el encanto del dinero fácil» también debían ser investigados.

La DEA no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. Los fiscales han descrito los delitos de Irizarry como una «escandalosa violación de la confianza del público». Las acusaciones de Irizarry subrayan la porosa supervisión que recibió durante su carrera, en la que se le confió el uso por parte del gobierno de empresas de fachada, cuentas bancarias ficticias y correos para combatir el narcotráfico internacional.

También plantean nuevas preguntas sobre si sus colegas de la oficina de campo de Miami, donde comenzó la actividad delictiva de Irizarry, abusaron igualmente de la placa en su manejo de los informantes confidenciales que cada año mueven decenas de millones de dólares en dinero sucio bajo la supervisión de la DEA.

El inspector general del Departamento de Justicia de EE.UU. criticó a la DEA en un informe del verano por no haber supervisado adecuadamente lo que se supone que son operaciones estrechamente controladas del tipo en el que trabajaba Irizarry. Como resultado de la reprimenda, que se produjo tras una serie de escándalos relacionados con agentes en el extranjero, Anne Milgram, la nueva administradora de la DEA, ordenó una revisión externa de las operaciones de la agencia en el extranjero, que está en curso.

La DEA se ha visto sacudida por repetidos casos de mala conducta en los últimos años, incluyendo agentes acusados de fraude electrónico, soborno y venta de armas de fuego a narcotraficantes. La audiencia del jueves se produjo apenas cuatro meses después de que otro agente de la DEA de larga data, Chad Scott, fuera condenado a más de 13 años tras las rejas por robar dinero de sospechosos, falsificar registros del gobierno y cometer perjurio.