1.600 migrantes perdidos en el mar en el Mediterráneo este año

0
228

ROMA (AP) – El naufragio de un barco con más de 30 personas a bordo esta semana es la tragedia migratoria más mortífera hasta la fecha en el Canal de la Mancha.

Sin embargo, los naufragios de migrantes de esa magnitud no son infrecuentes en las aguas que rodean las fronteras del sur de Europa. Sólo este año, las autoridades de la ONU calculan que 1.600 personas han muerto o desaparecido en el mar Mediterráneo, la principal puerta de entrada a Europa para los migrantes que intentan entrar en el continente con la ayuda de contrabandistas de personas.

La cifra de muertos es superior a la del año pasado, pero no es la única. La Organización Internacional de las Migraciones calcula que 23.000 personas han perecido desde 2014 al intentar cruzar el Mediterráneo en embarcaciones poco seguras o botes de goma, con un máximo de más de 5.000 en 2016. En el mismo periodo de siete años, unas 166 personas han muerto en el canal de la Mancha.

La semana pasada, 85 personas murieron en dos incidentes distintos cuando intentaban llegar a Italia desde Libia, dijo Flavio di Giacomo, portavoz de la OIM en Italia. Esas tragedias apenas tuvieron repercusión en Europa.

Este año, la ruta de migrantes más concurrida y mortífera hacia Europa es la del Mediterráneo central, donde la gente viaja en embarcaciones abarrotadas desde Libia y Túnez -y en algunos casos desde Turquía- hacia Italia. Cerca de 60.000 personas han llegado a Italia por mar este año, y unas 1.200 han muerto o desaparecido en el viaje, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

El número de desaparecidos es una estimación basada en parte en la información de los supervivientes de los naufragios.

Los activistas de rescate de migrantes dijeron el jueves (25 de noviembre) que una embarcación en el Mediterráneo central con 430 personas a bordo estaba en el agua y pidieron ayuda a las autoridades europeas. Otro barco operado por la organización benéfica Sea-Watch buscaba un puerto seguro para desembarcar a 463 migrantes rescatados.

Mientras tanto, desde el año pasado ha aumentado el tráfico en una ruta aún más peligrosa en el océano Atlántico, en la que los migrantes parten de Senegal, Mauritania o Marruecos en sencillas embarcaciones de madera con la esperanza de llegar a las Islas Canarias en España. Algunas embarcaciones se hunden no muy lejos de la costa africana y otras desaparecen más lejos, en algunos casos perdiendo las Canarias y adentrándose en el Atlántico.

La OIM ha registrado 900 muertes en la ruta de Canarias este año, dijo, pero el número real podría ser el doble «y nadie está prestando mucha atención». Más de 400 personas fueron rescatadas esta semana mientras intentaban llegar al grupo de islas.