Trabajadores que ganan propinas exigen que restaurantes les paguen salario mínimo en NYC

0
232

Un grupo de manifestantes fue hasta el Olive Garden de Times Square a denunciar que ese lugar no paga ni siquiera lo ordenado por la ley y pidió que haya mejores protecciones salariales para toda la industria.

El COVID-19 no solamente acabó con la vida de 33,491 neoyorquinos y contagió hasta ahora a otros 793,701, sino que generó una crisis de empleo que sintieron de manera feroz miles de latinos que se ganan la vida en la industria de los restaurantes, una de las más golpeadas por la pandemia.

Y mientras la Gran Manzana avanza hacia su recuperación total, empleados de restaurantes exigen que haya un cambio en las leyes, y que se obligue a que este tipo de negocios pague el salario mínimo completo de $15 la hora a meseros, ayudantes de mesa y corredores de comida, sin importar que reciban propinas.

Ese fue el clamor de un pequeño grupo de trabajadores que este martes se dio cita en Times Square para entregar una carta al administrador del popular restaurante Olive Garden, en la calle 47, donde no solo pidieron elevar los salarios sino que denunciaron que allí ni siquiera están pagando a muchos trabajadores de propinas lo ordenado por la ley.

“Estamos luchando para que haya un salario justo para todos y en particular quisimos comenzar por venir a la cadena de Olive Garden porque sabemos que la cadena no está pagando salarios justos”, dijo Guadalupe Cortéz, de la organización Comunidades de Nueva York por el Cambio. “Tenemos historias de empleados que sufren los malos pagos y es hora de que esta cadena y todos los restaurantes valoren a los empleados y les den lo justo”.

Patricia Avendaño, organizadora de grupos laborales, denunció que hay restaurantes que están pagando $9 la hora cuando las propinas han bajado, lo que pone a miles de trabajadores inmigrantes a pasar necesidades.

“Menos de $9 dólares aparentemente con propinas, les están dando aquí, y estamos luchando para que se pague un salario digno de $15 la hora, a parte de la propina, porque la propina no es obligación y muchos ni dejan”, dijo la salvadoreña. “Pedimos a la industria de los restaurantes que muestre una señal de justicia y a Albany que aumente los salarios porque en este país todo ha subido. Incluso después de la pandemia para seguir de pie, hay que compartir apartamentos para pagar las rentas y con salarios básicos de menos de $10 nadie puede vivir en Nueva York”.

Un informe dela organización One Fair Wage, que promovió la huelga, asegura que el 53% de todos los trabajadores dicen que están considerando dejar sus trabajos en restaurantes, y la razón en la gran mayoría de ellos son los bajos salarios y bajas propinas. Casi 8 de cada 10 trabajadores (78%) dicen que un “salario completo, estable y digno” los haría permanecer en sus puestos.

Los manifestantes recalcaron que aumentar los sueldos sería beneficioso en estos momentos, no solo para los trabajadores, sino para los restaurantes, que han asegurado públicamente estar teniendo problemas para contratar personal, ya que tras la pandema hay muchos puestos sin cubrir.

One Fair Wage agregó que casi el 40% de las empresas de restaurantes dicen que tienen problemas para encontrar meseros, cocineros y otros trabajadores.

“La industria de los restaurantes no tiene escasez de trabajadores, tiene escasez de salarios. Decenas de miles de trabajadores de restaurantes no quieren volver a trabajar para ganar salarios de pobreza poniendo sus vidas en juego”, dijo Saru Jayaraman, presidente de One Fair Wage.

“Ahora es el momento de cambiar eso. Con las huelgas que se llevan a cabo en todo el país esta semana, los trabajadores están exigiendo un salario justo, un salario mínimo completo con propinas: la única manera de poner a nuestra nación de nuevo en el camino de la recuperación económica y garantizar que los restaurantes y sus trabajadores puedan prosperar mientras reconstruimos nuestra economía”, agregó.

Solicitamos un comentario a Olive Garden sobre los reclamos de los manifestantes, pero al cierre de esta edición no habíamos recibido respuesta.