Muertes superan a nacimientos en ciudades de Brasil

0
404

(CNN) — Por sexto mes consecutivo, la ciudad de Río de Janeiro ha registrado más muertes que nacimientos, un indicador devastador de la incesante crisis provocada por el covid-19 en Brasil.

Río de Janeiro, la segunda ciudad más poblada del país, registró 36.437 muertes en marzo, un 16% más que los 32.060 nuevos nacimientos del mes, según el Registro Civil nacional. No fue la única; al menos otras 10 ciudades brasileñas con poblaciones de más de medio millón de personas también registraron más muertes que nacimientos el mes pasado.

Ciudades de todo el país se han visto muy afectadas por un aumento reciente de casos y muertes por covid-19, impulsado en parte por nuevas variantes que se cree que son más contagiosas, así como por el desdén de algunos brasileños a las precauciones de distanciamiento social. La sombría proporción de muertes por nacimientos es una imagen más de una crisis nacional que los funcionarios federales y locales en gran medida no han logrado contener a más de un año de pandemia.

Según las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins, 77.515 personas en todo Brasil han muerto debido al covid-19 en el último mes y se han diagnosticado más de 2 millones de casos nuevos. Todos menos tres de los 27 estados y el distrito federal de Brasil están registrando tasas de ocupación de unidades de cuidados intensivos del 80% o más, según datos de las secretarias de salud estatales.

La vacunación en Brasil ha sido lenta, plagada desde el principio por disputas políticas internas y dificultades para obtener dosis. Solo 6,3 millones de personas, alrededor del 3% de la población, han sido completamente vacunadas, según el Ministerio de Salud de Brasil. En el mismo comunicado, el ministerio dijo que 21,1 millones de personas han recibido al menos una dosis de la vacuna, pero que al menos 1,5 millones de ellas enfrentan retrasos para su segunda inyección.

Tanto la vacuna Coronavac como la de AstraZeneca, de las que depende el país, requieren dos dosis. El Ministerio de Salud no ha ofrecido ninguna razón por la que algunos brasileños no han recibido sus segundas dosis. Sin embargo, medios locales han planteado problemas de confusión o conceptos erróneos entre el público sobre la importancia de la segunda dosis y las dificultades que enfrentan los brasileños de bajos ingresos para acceder a los centros de vacunación.

Mientras el coronavirus circule sin control, podrían surgir nuevas mutaciones, dicen los expertos. Las variantes de coronavirus existentes en el país ya están dando la alarma; la variante P.1 identificada por primera vez en Brasil está impulsando un aumento en los casos en los países vecinos y llevó a Francia esta semana a suspender los vuelos hacia y desde el país.

El presidente Jair Bolsonaro ha abrazado las vacunas, y recientemente se acercó a Rusia para un posible acuerdo sobre la vacuna Sputnik V. Pero los críticos desearían que aplicara la misma urgencia a otros frentes en la batalla contra el coronavirus. El presidente ha minimizado repetidamente el peligro del covid-19, al que una vez se refirió como una «pequeña gripe», e insiste en que la salud económica del país debe tener prioridad sobre las medidas de confinamiento.

En declaraciones públicas la semana pasada, Bolsonaro prometió no aceptar nunca una estrategia de confinamiento nacional para contener el coronavirus, a pesar de los llamados de Naciones Unidas y el respetado centro de investigación médica brasileña Fiocruz. Parecía indiferente a la preocupante cifra de muertos y al aumento de los casos, que calificó de «leche derramada» durante un evento del 7 de abril en la ciudad de Foz de Iguazú, en el sur de Brasil.

«No vamos a llorar por la leche derramada. Seguimos viviendo una pandemia, que en parte se está utilizando políticamente no para derrotar al virus, sino para tratar de derrocar al presidente. Todos somos responsables de lo que está pasando en Brasil», dijo Bolsonaro. «¿Qué país del mundo no vio muertes? Desafortunadamente, la gente muere en todas partes».