Más de 230.000 libras de productos de cerdo retirados del mercado

0
281

Una empresa con sede en Michigan está retirando más de 234.000 libras de productos de cerdo por posible contaminación por listeria, según anunció el domingo (5 de diciembre) el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Alexander & Hornung, una unidad de Perdue Premium Meat Co., Inc., retiró voluntariamente aproximadamente 234.391 libras de productos de jamón cocido y pepperoni después de notificar al FSIS que el muestreo de productos mostró resultados positivos de Listeria monocytogenes.

Los productos afectados incluyen productos totalmente cocidos de la marca Alexander & Hornung, así como productos de marca privada hechos para clientes minoristas, dijo la compañía. Los productos se produjeron en varias fechas.

Los productos afectados llevan el número de establecimiento «EST.10125» dentro de la marca de inspección del USDA y se distribuyeron a minoristas de todo el país, dijo la empresa. La compañía de St. Clair Shores dijo en un comunicado de prensa que no se han reportado enfermedades o quejas en relación con los productos y que inició el retiro «por abundancia de precaución».

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la listeriosis es una infección causada por la bacteria listeria monocytogenes transmitida por los alimentos.

Los CDC afirman que el riesgo de listeriosis es mayor en personas de 65 años o más, en personas con sistemas inmunitarios debilitados y en mujeres embarazadas y sus recién nacidos. Los síntomas de la infección incluyen fiebre, dolores musculares, dolor de cabeza, rigidez de cuello, confusión, pérdida de equilibrio y convulsiones o incluso la muerte. En las mujeres embarazadas, la infección puede provocar la pérdida del embarazo o un parto prematuro. La infección en los recién nacidos puede provocar enfermedades graves o la muerte.

El FSIS insta a los consumidores a abstenerse de consumir los productos afectados. «Al FSIS le preocupa que algunos productos puedan estar en los frigoríficos o congeladores de los consumidores», dijo la agencia reguladora de la salud, añadiendo que deben ser desechados o devueltos al lugar de compra.