Llegada masiva de coreanos transforma ciudad en el norte de México

0
260

A partir de 2014, un boom industrial comenzó a atraer a tantos coreanos a Pesquería, que los mexicanos comenzaron a llamarle «Pescorea».

Con esa palabra se refieren a los cambios que comenzaron a notar en varias zonas, no solo de Pesquería, sino de otras ciudades del área metropolitana de Monterrey, como Apodaca y San Pedro.

En BBC Mundo viajamos a Nuevo León para conocer el fenómeno de «Pescorea», y a los coreanos que crearon una comunidad a miles de kilómetros de su tierra natal, con una cultura y costumbres muy distintas, y en algunos casos sin saber español.

Entre ellos nos encontramos con una joven youtuber con millones de seguidores que hace humor con las diferencias culturales de ambos países; comerciantes que aprovechan el auge de las series y la música coreana para vender sus productos; y emprendedores que vieron en México la oportunidad de tener por fin su propio negocio.

Personas como ellos han contribuido a que en los últimos años, en el área metropolitana de Monterrey se note la influencia coreana con tiendas, restaurantes, escuelas, peluquerías, iglesias y puntos de encuentro donde estos migrantes construyen su nueva vida.

«Para mí, llegar a México fue volver a respirar», le dice a BBC Mundo Sujin Kim, más conocida como «Chingu amiga», una youtuber, instagramer y tiktoker con millones de seguidores en sus redes.

En sus videos, Sujin muestra cómo es vivir siendo coreana en México, mostrando las cosas que le llaman la atención y explicando las diferencias culturales entre ambos países.

Sujin llegó a Monterrey en 2017, como parte del fenómeno «Pescorea». Al principio trabajaba para una compañía coreana, pero luego se dedicó a enseñar coreano y a sus redes sociales.

Sujin cuenta que salió de Corea porque el estilo de vida de su país la sometía a mucho estrés y «presión mental». «Estuve enferma durante casi un año, no podía ni comer, no podía hacer físicamente nada».

«Crecí escuchando que no podía dormir más de 3 horas, ni salir con mis amigas porque debía estudiar», dice. «No quería vivir siempre compitiendo».

Para Sujin, llegar a México fue comenzar «una segunda vida». A sus 30 años, dice que aquí vive más tranquila. Desde su apartamento graba y edita los videos para sus redes y combina su labor de creadora de contenido como profesora de coreano en una universidad.

«Con el fenómeno de ‘Pescorea’ llegaron muchos coreanos, muchos se fueron, pero muchos nos quedamos porque nos gustó la cultura». «La cultura de aquí cuadra mucho más con mi personalidad, soy coreana pero de corazón latino», dice Sujin sonriendo.