Joven guatemalteca muere al intentar cruzar la frontera; “coyotes” abandonan su cuerpo en

0
331
Inmigrantes detenidos al intentar cruzar la frontera. Foto de archivo

Marta Ana Raymundo tenía 22 años. La joven fue llevada, junto con un grupo de personas, a una bodega de Texas, en donde se desmayó para no volver a despertar.

Marta Ana Raymundo era una joven de origen guatemalteco, de 22 años, la cual deseaba con todo su corazón reunirse pronto con su familia, la cual se encontraba en Estados Unidos.

Para lograr su sueño, Marta Ana se puso a ahorrar dinero durante un largo tiempo para así poder pagar el servicio de unos “coyotes”, quienes le prometieron ayudarle a cruzar la frontera.

Rápidamente, la chica le compartió la buena noticia por teléfono a su padre, Francisco Raymundo, a quien le contó que cruzaría la frontera entre México y Estados Unidos el pasado viernes 30 de abril para al fin poder reunirse con él.

Horas antes de que intentara cruzar, la joven, en su lengua indígena, le envió un mensaje de voz a su papá para informarle que le había sido entregada ropa de camuflaje, la cual debía usar durante el trayecto; además de que los “coyotes” le ordenaron que debía deshacerse de su teléfono, por lo que no podría contactarlo hasta que estuviera ya en suelo estadounidense.

Horas después, don Francisco recibió la llamada de otro de sus hijos, quien se encuentra en Guatemala, el cual le informó que Marta había logrado cruzar la frontera, pero que algo grave le había pasado.

Le hijo le contó a su padre que su hermana logró decirle que al pasar, alguien recogió al grupo con el que venía y a todos los escondieron al interior de un vehículo, en donde permaneció encerrada varias horas. Posteriormente, fueron llevados a una bodega en Texas y ahí se desmayó, perdiendo por completo el reconocimiento.

Don Francisco logró ponerse en contacto con uno de los “coyotes” que cruzó a su hija y este, fríamente, le notificó que Marta había muerto y que iban a dejar su cuerpo “por alguna parte”.

Desesperado por la situación, el padre contactó a otro de los “coyotes” para pedir más información de su hija y este le envió, a través de un mensaje, un mapa en donde había señalado una carretera de Texas en donde habían dejado los restos de la joven.

El caso ya está siendo investigado por las autoridades correspondientes y hasta el momento, se cree que los traficantes rebasaron la capacidad del vehículo en donde trasladaban a los inmigrantes Marta pudo haberse quedado sin aire por la aglomeración.