Inglaterra no ve la necesidad de más restricciones, por ahora

0
421

LONDRES (AP) – El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, no ve la necesidad de imponer más restricciones para frenar la propagación de la variante omicron del coronavirus, dijo su portavoz antes de una conferencia de prensa el martes (4 de enero).

Ante los indicios de que el omicron puede producir una enfermedad «más leve» que las variantes anteriores y el éxito de un programa de refuerzo de la vacuna en todo el país, el gobierno cree que el nivel actual de controles sigue siendo apropiado, dijo el portavoz de Johnson, Max Blain, a los periodistas en Londres. El gobierno sigue vigilando los datos y está preparado para responder si la situación cambia, dijo.

«Por el momento, no vemos ningún dato que sugiera que nuevas restricciones serían el enfoque correcto, dado que sabemos que es importante encontrar el equilibrio adecuado entre la protección de las vidas y los medios de subsistencia», dijo Blain.

Los políticos de la oposición y algunos funcionarios de salud pública han presionado al gobierno para que intensifique las restricciones a las interacciones comerciales y personales, ya que la variante omicron, altamente transmisible, elevó los niveles de infección a niveles récord durante las vacaciones de Navidad. Johnson se ha resistido a estos llamamientos después de que casi 100 legisladores de su partido se opusieran a los controles impuestos el mes pasado.

Las nuevas infecciones diarias confirmadas en todo el Reino Unido alcanzaron un nuevo récord de 218.274, un 15% más que el pico previo del 1 de diciembre. Las cifras reflejan cierta incoherencia en los informes durante el periodo de vacaciones. Pero el gobierno se centra en las cifras que demuestran que la variante omicron causa menos casos de enfermedad grave que las variantes anteriores.

El 3 de enero había 14.210 pacientes con COVID-19 en los hospitales de toda Inglaterra, el mayor número desde el 20 de febrero del año pasado. Pero había 777 personas con respiradores, una cifra que se ha mantenido estable durante las últimas seis semanas.

Sabemos que los ingresos y la ocupación están aumentando significativamente en este momento; no estamos viendo ese mismo salto en las camas que requieren ventilación, lo que es agradable, y casi seguramente una función tanto de la naturaleza de omicron como de nuestro exitoso programa de refuerzo», dijo.

Sin embargo, el aumento de las tasas de infección está presionando al Servicio Nacional de Salud, a las escuelas y a las empresas de todo el país, ya que los trabajadores se ven obligados a quedarse en casa después de dar positivo en la prueba de COVID-19 o de tener contacto estrecho con alguien que lo ha contraído. El martes, el Blackpool NHS Trust fue el último en declarar un incidente crítico debido a la demanda y a la escasez de personal.

«Debido a las presiones a las que está sometido el centro, hemos tomado la decisión de declarar un incidente crítico interno, lo que significa que el personal de todo el centro trabajará conjuntamente hoy para tomar medidas inmediatas e intentar aliviar la presión a la que estamos sometidos», declaró Natalie Hudson, directora general del centro.