Hallan muerto a anciano con mensajes en el cuerpo “confesando” abuso de niñas en NY

0
339

Estaba tirado en el pasillo de su edificio cerca del ferry en Staten Island, con la nariz rota y heridas en otras zonas del rostro y ambos brazos, como si hubiese sido golpeado; sumaba 24 arrestos, pero ninguno por pedofilia.

Robert Raynor, un anciano de 80 años, fue encontrado muerto en el pasillo de un edificio de apartamentos en Staten Island (NYC) con mensajes como “I Touch Little Girls” (“Yo toco niñas pequeñas”), escritos en su pecho, el estómago y uno de sus pies.

El lunes, poco después de las 9:30 a.m., la policía respondió a una llamada al 911 sobre un hombre inconsciente en el primer piso del edificio 256 Corson Avenue, a una milla de la estación de ferry St. George al Bajo Manhattan, informó ayer NYPD.

Cuando llegaron, los agentes hallaron a Raynor tirado en el pasillo, inconsciente y sin reaccionar. Tenía la nariz rota y heridas en otras zonas del rostro y ambos brazos, como si hubiese sido golpeado, según Daily News.

El anciano, descrito como ex convicto, fue declarado muerto en la escena. Vivía con su sobrina y sus dos hijas, detalló NBC News.

“Estaba saliendo de la casa, y antes de cruzar la puerta me di la vuelta y vi el cuerpo”, dijo el vecino Isaac Williams (40), quien hizo el inquietante descubrimiento y también vio los mensaje escrito en el cuerpo del anciano, pues sólo estaba vestido con unos pantalones.

Williams también indicó al New York Post haber escuchado ruidos la madrugada del lunes, “Como gente luchando o si alguien estuviera tirando a alguien”. Agregó que Raynor no llevaba nada más que pantalones, que le llegaban muy por debajo de la cintura, mientras que sus brazos estaban por encima de la cabeza, como si lo hubieran arrastrado.

Fuentes agregaron que la frase “I take dolls in my room for girls age 1-5” (“Tomo muñecas en mi habitación para niñas de 1 a 5 años”) estaba escrita en su estómago, mientras que en su pie derecho se podía leer “I touch” (“Yo toco”).

Raynor tenía 24 arrestos a su nombre, pero su historial no sugería antecedentes de pedofilia, dijeron las fuentes. Su nombre tampoco aparece en el registro estatal en línea de delincuentes sexuales conocidos.

Los oficiales estuvieron en la zona el martes, revisando el edificio y la basura en busca de pistas. El médico forense de la ciudad de Nueva York está investigando la causa de la muerte, mientras la investigación policial sigue abierta.