Grupo religioso estadounidense dice que pandilla haitiana libera 3 rehenes

0
445

PUERTO PRÍNCIPE, Haití (AP) – Un grupo religioso con sede en Ohio anunció el lunes (6 de diciembre) que una violenta banda en Haití ha liberado a tres rehenes más, mientras que otros 12 siguen secuestrados.

El comunicado de Christian Aid Ministries dijo que las personas fueron liberadas el domingo en Haití y están «a salvo y parecen estar de buen humor.» El grupo no proporcionó más detalles. El 21 de noviembre, la organización religiosa anunció que la banda 400 Mawozo había liberado a los dos primeros rehenes de un grupo de 17 secuestrados a mediados de octubre. En el grupo de 16 ciudadanos estadounidenses y un canadiense hay 12 adultos y cinco niños, entre ellos un bebé de 8 meses.

El líder de la banda 400 Mawozo ha amenazado con matar a los rehenes si no se cumplen sus exigencias. Las autoridades han dicho que la banda buscaba un millón de dólares por persona, aunque no estaba inmediatamente claro que incluyera a los niños del grupo.

«Estamos agradecidos a Dios porque anoche fueron liberados otros tres rehenes», dice el comunicado de Christian Aid Ministries, una organización misionera anabaptista con sede en Berlín, Ohio. «Al igual que con la liberación anterior, no podemos proporcionar los nombres de las personas liberadas, las circunstancias de la liberación o cualquier otro detalle».

El grupo reiteró su petición a los partidarios de dedicar del lunes al miércoles como días de oración y ayuno «para interceder por los que todavía están detenidos, así como por los que han sido liberados.» La liberación se produce en medio de un aumento constante de los secuestros en la capital, Puerto Príncipe, y en otros lugares de Haití, que lucha por recuperarse del asesinato presidencial del 7 de julio, de un terremoto de 7,2 grados de magnitud que se produjo a mediados de agosto y de una grave escasez de combustible.

El domingo, el líder de una pandilla conocida como «Ti Lapli» publicó un video en YouTube en el que advertía a la gente de que no cruzara en los próximos días por la comunidad de Martissant, que ha sido escenario de violentos enfrentamientos entre bandas enfrentadas.

«La inseguridad ha aumentado», dijo el líder de la pandilla. «Invito a los habitantes de Martissant a abastecerse de alimentos y gasolina. Los próximos días serán difíciles… No nos quedaremos con los brazos cruzados frente a los que intentan destruirnos».