Gatito desaparecido se reúne con su dueño después de 15 años

0
739

LOS ÁNGELES (AP) – Una gata que se extravió hace unos 15 años se ha reunido, más vieja y quizá más sabia, con su dueño.

Brandy, una gata atigrada de color marrón, se reunió el lunes por la tarde con Charles, que la adoptó cuando era una gatita de dos meses en 2005.

«Es increíble. Me parece increíble», dijo el jueves.

«La vi, la levanté y empezó a ronronear y fue muy emotivo», dijo Charles. «Fue bonito tenerla de nuevo en mis brazos».
«Rompí a llorar porque pensé en todos los años que perdí de ella», dijo.

Brandy fue encontrada el domingo en Palmdale, a unos 65 kilómetros de donde vive Charles, en la zona de San Fernando Valley, en Los Ángeles.

El técnico informático, que no quiso que se utilizara su apellido, dijo que Brandy se extravió sólo unos meses después de que la adoptara.

«Salía por la tarde a nuestro patio trasero», dijo. Pero cuando oscureció y fue a meterla dentro, ya no estaba.

Charles condujo en busca de ella, comprobó los refugios de animales y puso carteles sin suerte.

Temía que la hubiera matado un coche o un coyote.

«Pero esperaba que alguien la sacara de la calle para cuidarla, y supongo que así fue», dijo.

Charles siguió con su vida. Se mudó a otro lugar del Valle y adoptó dos gatos más jóvenes.

Luego, el domingo, recibió una llamada del refugio de animales del condado de Los Ángeles, en Palmdale, y otra de la empresa que le implantó un microchip a Brandy cuando fue adoptada.

Charles había cambiado su dirección y el teléfono de su casa. Pero por suerte, su número de teléfono móvil era el mismo que figuraba en el microchip.

Aun así, «dije que sí, que el microchip no mentía».

El lunes por la tarde, fue a Palmdale a ver a Brandy. Era mayor y estaba muy delgada, dijo.

Brandy necesitaba un poco de ayuda: Estaba desnutrida y pesaba sólo 2 kilos.

«Básicamente pesaba lo mismo que cuando era un gatito», dijo Charles.

Sus uñas habían crecido lo suficiente como para herir sus patas.

Charles sospecha que alguien la encontró cuando era un gatito y la mantuvo todos esos años sin molestarse en comprobar si tenía un microchip. Cree que debió separarse o escaparse hace varios meses.

Pero era la misma gata tranquila, apacible y dulce que él recordaba, dijo Charles.

Charles decidió que no podía mantener a Brandy en su apartamento de una habitación con dos gatos más jóvenes. Pero Brandy se queda con su hermana cerca, y tiene la intención de visitarla a menudo.

«No tiene mucha energía. Pero parece muy contenta», dijo Charles. «Ronronea mucho.

«Parece estar feliz de volver a tener un hogar».