El impacto del Covid en la India se ha reflejado en fotografías impactantes

0
331
Incineración de fallecidos por Covid-19 en la India, FOTO: GETTY IMAGES

La inexorable propagación del coronavirus ha situado a India en el centro de todas las miradas durante las últimas semanas; un país al borde del colapso que se convierte en un preocupante epicentro del coronavirus un año después de que comenzara la pandemia.

La alta densidad de población y las medidas de higiene han hecho saltar todas las alarmas en uno de los mayores productores de vacunas contra la COVID-19 del mundo. Los hospitales están desbordados y los suministros de oxígeno se agotan. Las cifras son demoledoras: en el último día se han infectado otras 300.000 personas y han fallecido más de 3.000.

Se trata sin duda de una situación sin precedentes en uno de los países más golpeados por la pandemia, que sigue encadenando cifras récord y ha tenido que recurrir a medidas desesperadas, como la instalación de crematorios y piras improvisados.

A pesar de la aparición de la variante india del coronavirus, los expertos insisten en que esta se detectó ya el pasado mes de octubre y que la situación actual podría no estar directamente relacionada.

La responsable de Emergencias de UNICEF España, Lorena Cobas, ha alertado en declaraciones a Europa Press de que los principales escollos en India se centran en la “altísima incidencia de COVID-19 tanto en casos como en muertes asociadas”, así como en la gran densidad poblacional, dos elementos que el sistema sanitario “tiene que abordar”.

Para ello, ha señalado, es indispensable el uso de vacunas. En este contexto, las autoridades prevén poner en marcha este jueves la tercera fase de la campaña de vacunación a nivel nacional, que se centrará en todas las personas mayores de 18 años. Sin embargo, estados como Chattisgarh, Jharjand, Punyab y Rajastán ya han advertido de que la escasez de viales supone un gran obstáculo.

Hasta el momento solo los mayores de 45 años podían recibir el fármaco, además de los trabajadores sanitarios y los considerados de “primera línea” en la lucha contra el coronavirus. La situación en el país asiático, que está a punto de alcanzar los 18 millones de casos con 200.000 muertos, dificulta también las labores del mecanismo COVAX, el proyecto con el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) espera distribuir las vacunas a nivel mundial.

Según Cobas, con la “decisión de dejar más vacunas de las previstas en India en los últimos dos meses se ha podido observar en COVAX una reducción de las que estaban ya planificadas”. Sin embargo, ha asegurado que ya están trabajando “para que esa reducción se compense a partir del mes de mayo, quizá junio” y que India entregue las vacunas acordadas para “aumentar la cantidad que faltaba”. “Estamos trabajando para cumplir con los países que deberían haberlas recibido durante estos meses”, ha dicho.

Así, ha recordado que India se ha visto golpeada desde el principio con tasas “muy por encima de la de los países que la rodean” y ha matizado que el Gobierno está trabajando en ello: “No forma parte de COVAX, pero el siguiente paso es ver qué medidas hay que tomar y en qué medida están las capacidades en el sistema de salud ya instaladas par apoder afrontar esta situación”, subraya.

Desde la OMS lamentan que debido a la crisis sanitaria el Instituto Serum -encargado de la producción de más del 60 por ciento de las vacunas a nivel global– no pueda hacer entrega de las 90 millones de dosis que tenía previsto distribuir entre abril y mayo.

POBLACIONES VULNERABLES

La lucha para contener la pandemia en India se ha convertido en un claro indicio de que la batalla para derrotar al coronavirus está lejos de terminar y de que, precisamente, los países en desarrollo corren un mayor peligro.

La ONG World Vision ha señalado en este sentido que la COVID-19 podría extenderse desde puntos críticos del país, como Nueva Delhi, donde los hospitales se encuentran desbordados, hacia estados y zonas más pobres pero más pobladas, donde además los servicios de salud son más “débiles”.

Sobre este punto, la organización ha denunciado la falta de información y la escasez de vacunación, que afectan a los esfuerzos para distribuir viales y podrían obstaculizar los intentos de hacer frente a la pandemia.

El director de World Vision India, Madhav Bellamkonda, ha indicado que “el reciente aumento de casos de COVID-19 confirma que India está atravesando una de las fases más duras de la crisis”, por lo que es “imperativo” que la población siga las directrices del Gobierno y los mensajes de prevención.

La realidad, sin embargo, “es que las ciudades están abarrotadas”, tal y como ha detallado antes de explicar que “la movilidad de las personas que no siguen las precauciones impuestas por el Gobierno y la aparición de nuevas cepas han dificultado los esfuerzos de control”.

La directora de Acción contra el Hambre en India, Snigdha Sahal, ha incidido en que con los servicios sanitarios desbordados “se prevé que la seguridad nutricional se vea afectada”. Por ello, ha instado a los socios a aumentar la financiación para prestar apoyo a los gobiernos locales y a las familias afectadas.

Los casos de coronavirus siguen aumentando a nivel mundial por novena semana consecutiva, con Asia y el Pacífico Occidental a la cabeza. Aunque algunos países comienzan a ver la luz al final del túnel, las organizaciones advierten de que el mundo no está “ni mucho menos” cerca de acabar con la pandemia.

Con información de Agencia Reforma y Europa Press