EE.UU. autoriza nuevo fármaco contra COVID para pacientes de alto riesgo

0
397

WASHINGTON (AP) – Las autoridades sanitarias federales autorizaron el miércoles (8 de diciembre) un nuevo medicamento de anticuerpos contra el COVID-19 para las personas con problemas de salud graves o alergias que no pueden obtener una protección adecuada con la vacunación.

Los medicamentos de anticuerpos han sido un tratamiento estándar para tratar las infecciones por COVID-19 durante más de un año. Pero el fármaco de anticuerpos de AstraZeneca autorizado el miércoles por la Administración de Alimentos y Medicamentos es diferente. Es el primero autorizado para la prevención a largo plazo de la infección por COVID-19, en lugar de un tratamiento a corto plazo.

Entre las personas que podrían beneficiarse de este anticuerpo se encuentran los pacientes con cáncer, los receptores de trasplantes de órganos y las personas que toman medicamentos inmunosupresores para enfermedades como la artritis reumatoide. Los expertos en salud calculan que entre el 2% y el 3% de la población estadounidense se encuentra en ese grupo.

En concreto, la FDA autorizó el fármaco de AstraZeneca denominado Evusheld para adultos y niños a partir de 12 años cuyo sistema inmunitario no haya respondido adecuadamente a las vacunas COVID-19 o tengan antecedentes de reacciones alérgicas graves a las inyecciones. Los reguladores dijeron que las dos inyecciones de anticuerpos requeridas pueden ser eficaces para prevenir las infecciones por COVID-19 durante seis meses.

Al igual que otros medicamentos similares, el de AstraZeneca suministra versiones de laboratorio de proteínas de anticuerpos humanos, que ayudan al sistema inmunitario a combatir los virus y otras infecciones.

La FDA y otras autoridades sanitarias han subrayado que los medicamentos con anticuerpos no sustituyen a las vacunas, que son la forma más eficaz, duradera y económica de protección contra los virus. Los fármacos de anticuerpos son difíciles de fabricar y suelen costar más de 1.000 dólares por dosis, en comparación con las vacunas, que suelen costar menos de 30 dólares por inyección.

La FDA ha autorizado otras tres terapias de anticuerpos de Regeneron, Eli Lilly y GlaxoSmithKline, y el gobierno estadounidense ha comprado cientos de miles de dosis. Todas ellas requieren una vía intravenosa o una inyección. Se utilizan para tratar a personas con infecciones recientes que tienen el mayor riesgo de progresar a la COVID-19 grave debido a otros problemas de salud. Dos pueden utilizarse para prevenir la infección tras una posible exposición al coronavirus.

El fármaco de AstraZeneca se utilizaría de forma diferente: sólo como medida preventiva a largo plazo en personas que tienen una mayor vulnerabilidad al virus. En un estudio de la empresa, las personas que recibieron Evusheld tuvieron un riesgo de infección un 77% menor que las que recibieron una inyección ficticia durante seis meses, según la FDA.