Defensoría del Pueblo de NYC presenta proyecto para eliminar el confinamiento solitario

0
82

Un proyecto de ley busca poner fin a esta práctiva punitiva en el sistema carcelario

Desde que en el 2021 la ciudad de Nueva York anunció que eliminaría el confinamiento en solitario como parte de una reforma del sistema penitenciario, funcionarios, defensores y familiares de internos se mostraron esperanzados en que se pondría fin a una práctica que causa daños psicológicos, emocionales y físicos de por vida en los reclusos y también acabarían las muertes en aislamiento como la de la transexual Layleen Polanco, ocurrida el 7 de junio de 2019.

“El confinamiento solitario es una tortura, y para algunos neoyorquinos como Kalief Browder, Layleen Polanco, Brandon Rodríguez y muchos otros, ha sido una sentencia de muerte”, recordó esta semana el defensor del pueblo Jumaane Williams al presentar una legislación que prohibiría realmente el confinamiento solitario en las cárceles de la ciudad.

“Se lo debemos a ellos, y a todos los que han sufrido en aislamiento el aprobar este proyecto de ley y codificar una prohibición clara y concreta del aislamiento”, manifestó Williams.

Este proyecto de ley marca el esfuerzo legislativo más integral y concreto para terminar con el uso del aislamiento a nivel de toda la ciudad.

La práctica, que las que Naciones Unidas definen como tortura, causa un daño significativo e irreparable, y es visto como uno de los problemas de derechos humanos internos más alarmantes en las prisiones estadounidenses en la actualidad.

El confinamiento solitario causa daños psicológicos, emocionales y físicos de por vida. En las personas con enfermedades mentales preexistentes y aumenta el riesgo de autolesiones y suicidio, el impacto es aún mayor. Y, además, afecta de manera desproporcionada a personas afroamericanas y latinas, jóvenes y personas con necesidades de salud mental, así como a personas LGBTQ+.

El nuevo proyecto de ley, nombrado Intro. 549, se basa en las experiencias de las personas encarceladas y la necesidad del debido proceso, define y prohíbe la práctica punitiva del confinamiento solitario, cerrando las lagunas previamente utilizadas por el Departamento de Corrección (DOC) para continuar la práctica.