Ciudadanía para 10.2 millones de indocumentados mejoraría la economía de EE.UU. según reporte

0
629

Una reforma migratoria que beneficie a todos los no-ciudadanos agregaría $1.7 billones de dólares en diez años al Producto Interno Bruto del país, además de crear miles de empleos, señalan expertos.

Es común escuchar el discurso de que los inmigrantes indocumentados afectan la economía, pero un reciente estudio que contempla cuatro escenarios señala justamente lo contrario, información que será clave en el debate para la reforma migratoria en el Congreso.

Permitir que estos no-ciudadanos tengan un camino hacia la ciudadanía aumentaría el Producto Interno Bruto (PIB) hasta en $1.7 billones de dólares durante la próxima década, además de incrementar los salarios de todos los estadounidenses y crearía cientos de miles de nuevos empleos, lo cual impulsaría la recuperación económica del país.

Así lo exponen las conclusiones del informe publicado este lunes por el Center for American Progress (CAP) en colaboración con el Centro de Migración Global de la Universidad de California, Davis (UC Davis).

Señala que 10.2 millones de indocumentados viven y trabajan en comunidades del país, donde han residido un promedio de 16 años.

“Son padres, abuelos y hermanos de otros 10.2 millones de miembros de la familia”, indica el informe.

Agrega que han pasado casi 40 años desde que el Congreso reformó significativamente el sistema de inmigración del país, lo cual ha dejado en vulnerabilidad a una generación de personas y sus familias.

El reporte recuerda que hay cuatro escenarios posibles sobre una reforma migratoria, algo que explicó previamente a este diario el representante Raúl Ruiz (California), quien reconoció que las negociaciones de los demócratas empujarían el aporte económico de los inmigrantes.

“El informe analiza cuatro escenarios potenciales, donde el Congreso otorga un camino hacia la ciudadanía”, apunta el informe.

Se considera a todos los inmigrantes indocumentados, para quienes está la reforma migratoria del presidente Joe Biden; a los inmigrantes indocumentados que trabajan en ocupaciones esenciales; ‘dreamers’ y aquellos elegibles para el Estatus de Protección Temporal (TPS), para quienes se propuso la Ley de Promesa y Sueño –ya aprobada en la Cámara–, y una combinación de Dreamers, aquellos elegibles para TPS y trabajadores esenciales, para los que se propone la Ley de Trabajadores Esenciales.

Los escenarios
Todos los indocumentados.- Proporcionar un camino hacia la ciudadanía para todos los no-ciudadanos en los Estados Unidos aumentaría el PIB nacional en $1.7 billones y crearía 438,800 nuevos empleos durante la próxima década, indica el informe.

Agrega que eso beneficiaría a todos los trabajadores, ya que en cinco años las personas elegibles tendrían ingresos anuales adicionales de $4,300 dólares, cifras que aumentaría a $14,000 en diez años.

Sin embargo, para todos los estadoundienses, el salario anual aumentaría $700 dólares.

‘Dreamers’ y TPS.- La Ley de Sueño y Promesa aumentaría el PIB nacional en $799,000 millones de dólares en los próximos 10 años y crearía 285,400 nuevos empleos.

El informe agrega que el nivel de ingresos de los elegibles aumentaría en $4,300 dólares en cinco años y $16,800 dpolares en 10 años, mientras que el aumento salarial a todos los estadounidenses sería de $400 dólares anuales.

Trabajadores esenciales.- Un camino a la ciudadanía para los trabajadores esenciales que son inmigrantes indocumentados impulsaría el PIB en un total de $989,000 millones en 10 años y crearía 203,200 nuevos empleos.

El incremento salarial en cinco años es igual a los anteriores escenarios, pero en diez años sería de $11,800 dólares. En tanto el salario para todos los demás trabajadores estadounidenses aumentaría en $300 dólares anuales.

‘Dreamers’, TPS y trabajadores esenciales.- En este caso el PIB aumentaría $1.5 billones de dólares durante 10 años y crearía 400,800 nuevos empleos.

El incremento salarial en cinco años se mantiene al mismo nivel, pero en diez años sería de $13,500 dólares anuales. Todos los demás trabajadores verían aumentar sus salarios anuales en $600 dólares.

“Estos importantes resultados son generados considerando los incrementos directos de salario y productividad que produce la legalización de los trabajadores indocumentados; la respuesta de la demanda y las inversiones empresariales a su mayor productividad”, consideró Giovanni Peri, profesor de economía en UC Davis, director del Centro de Migración Global de la universidad y coautor del informe.

Agrega que también el mayor acceso a la educación ayudaría a mejorar las condiciones de estas personas.

Nicole Prchal Svajlenka, directora asociada de investigación del equipo de Política de Inmigración del CAP y coautora del reporte, destaca que “hacer lo correcto” para los inmigrantes indocumentados es un “estímulo” a la economía estadounidense.

“Los inmigrantes indocumentados son fundamentales para la infraestructura social de la nación, un hecho que se ha comprendido ampliamente en medio de la pandemia del coronavirus”, expuso.