Biden y la primera dama Jill rinden tributo a víctimas de masacre en Texas

0
138

Con un evidente pesar, el presidente Joe Biden y la primera dama, Jill, viajaron a Texas para liderar varios eventos para rendir tributo a las 21 víctimas de la masacre en Uvalde, Texas.

El mandatario y su esposa acudieron al memorial de las víctimas, incluidos los 19 niños, donde saludaron al gobernador republicano, Greg Abbott, quien fue abucheado por los asistentes, mismos que le pidieron “hacer algo”.

“Necesitamos cambiar. Nuestros niños no merecen esto”, expresó Biden, según un reporte del equipo de prensa oficial que acompaña la comitiva.

La caravana presidencial llegó al plantel del colegio Robb pasado el mediodía en la hora del Este, donde ya había decenas de personas, muchas de las cuales levantaron sus teléfonos celulares y tomaron fotos.

La multitud que se había reunido cerca de la escuela aplaudió a los Biden mientras caminaban hacia el monumento, pasaron las cruces blancas con el nombre de cada víctima y luego colocaron un ramo de flores en el memorial.

La pareja presidencial también saludó al superintendente del distrito escolar, Dr. Hal Harrell, y a la directora del colegio, Mandy Gutierrez, con quienes hablaron durante algunos minutos, pero la conversación no fue de acceso a la prensa.

El presidente Biden y su esposa se mostraron conmovidos y se reporta que el mandatario se secó una lágrima. Ambos leyeron los nombres de cada una de las víctimas y tocaron las fotografías colocadas en las cruces.

El presidente Biden se reuniría con sobrevivientes del tiroteo y con los familiares de las víctimas en el Uvalde County Arena –en un encuentro de más de tres horas sin acceso a prensa–, pero tras acudir a una misa, algunos asistentes le gritaron al mandatario: “¡Haga algo!”. Él respondió a lo lejos: “¡Lo haré”.

Durante la ceremonia religiosa –donde acudieron unas 600 personas– se reportó que el arzobispo Gustavo Garcia-Siller pidió a niños del colegio Robb sentarse frente al altar, donde se habló de sus compañeros muertos. La ceremonia fue en inglés y español.