Avanza en la Asamblea Estatal iniciativa que beneficia a personas condenadas por error

0
131

El proyecto Ley de Impugnación de Sentencias Injustas permitirá el derecho a un abogado para aquellos con reclamos valederos

El pasado 23 de mayo, el contralor Brad Lander anunció un acuerdo por el que se le otorgó $7 millones a un hombre que demandó a la ciudad de Nueva York, después de pasar 23 años en prisión por una condena injusta.

Grant Williams fue sentenciado por un asesinato en 1996 en Staten Island y exonerado en 2021. Posteriormente, presentó una demanda alegando mala conducta policial y violación de sus derechos civiles.

La noche del martes, la Asamblea estatal dio un gran paso para dar a los neoyorquinos condenados injustamente como Williams la oportunidad de probar su inocencia al aprobar la Ley de Impugnación de Sentencias Injustas (Challenging Wrongful Convictions Act).

Esta legislación, patrocinada por el senador Zellnor Myrie y el asambleísta Dan Quart, realiza mejoras críticas al marco de ayuda poscondena existente en el estado de Nueva York que sólo permite a las personas condenadas solicitar al tribunal un desagravio poscondenatorio si surge evidencia de ADN.

Entre otras cosas, este proyecto legislativo elimina las negociaciones de declaración de culpabilidad en reclamos de inocencia cuando hay evidencia nueva creíble, otorga un derecho a los hallazgos en el proceso posterior a la condena y establece el derecho a un abogado para aquellos con reclamos de condena injusta.

Nueva York es uno de los cinco estados de EEUU que no brinda el derecho a un abogado en casos posteriores a la condena, a la par de Texas y Alabama.

En Nueva York y en todo el país, muchas personas inocentes se declaran culpables porque fueron coaccionadas, no creen que puedan ganar en el juicio o enfrentan penas increíblemente duras. El 98% de las condenas en Nueva York son el resultado de declaraciones de culpabilidad. Según el Registro Nacional de Exoneraciones (NRE), más de una de cada cinco de las más de 3,000 personas que han sido exoneradas desde 1989 se declararon culpables a pesar de su inocencia. En los últimos 33 años, 331 personas han sido exoneradas en el estado.

La Ley de Impugnación de Sentencias Injustas, que ahora pasa al Senado estatal para su aprobación, ha tenido el respaldo de grupos como Innocence Project, VOCAL-NY y New York County Defender Services.