Aumenta presión contra médicos que difunden información falsa de COVID

0
223

Han tachado a la COVID-19 de engaño, han promovido tratamientos no probados y han impulsado afirmaciones falsas sobre la vacuna, como que las inyecciones magnetizan el cuerpo humano.

Los proveedores de esta desinformación no son figuras oscuras que operan en los rincones de Internet. Se trata de un pequeño grupo de médicos que ejercen la medicina en comunidades de todo el país.

Ahora, las juntas médicas están sometidas a una presión creciente para que actúen. Las organizaciones que abogan por la salud pública les han pedido que adopten una línea más dura y disciplinen a los médicos, incluyendo la posible revocación de sus licencias. La presión se produce cuando la pandemia entra en su segundo invierno y las muertes en Estados Unidos superan las 800.000.

Al menos una docena de juntas reguladoras en estados como Oregón, Rhode Island, Maine y Texas han emitido recientemente sanciones contra algunos médicos, pero muchos de los promotores más proliferantes de las falsedades sobre el COVID-19 siguen teniendo licencias médicas intactas.

«El hecho de que se trate de médicos no es diferente de si alguien te llamara diciendo que es el IRS intentando robarte el dinero», dijo Brian Castrucci, presidente y director ejecutivo de la Fundación de Beaumont. «Es una estafa, y nosotros protegemos a los estadounidenses de las estafas».

La organización de Castrucci, que aboga por la salud pública, y No License For Disinformation, que lucha contra la información médica falsa, publicaron el miércoles (15 de diciembre) un informe que destacaba algunos de los casos. El informe surgió una semana después de que la Federación de Juntas Médicas Estatales diera a conocer una encuesta en la que se constataba que el 67% de las juntas había visto un aumento de las quejas sobre la desinformación de COVID-19.