Advierten que niños migrantes no tienen garantizado quedarse en EE.UU. y podrían ser deportados

0
503
Secretario de salud en la administración de Biden, Xavier Becerra

«No se resuelve todo fácilmente con nada más que cruzar la frontera como niño, hay mucho más porque en este país si queremos avanzar como democracia tenemos que obedecer la ley», indicó a Telemundo el secretario de Salud, Xavier Becerra.

El secretario de Salud, Xavier Becerra, aseguró este jueves en declaraciones a Noticias Telemundo que no todos los menores migrantes que lleguen solos podrán obtener asilo y quedarse en el país. “Un niño que cruza la frontera sin papeles no tiene garantizada su estancia aquí en Estados Unidos, y muchos de esos niños no van a calificar bajo la ley de este país”, indicó Becerra.

“No se resuelve todo fácilmente con nada más que cruzar la frontera como niño, hay mucho más porque en este país si queremos avanzar como democracia tenemos que obedecer la ley”, agregó el secretario de Salud, quien proviene de una familia de inmigrantes y tiene a su cargo el dar acogida a los menores que cruzan la frontera.

“No es un cambio” de política, quiso aclarar, pero sí supone al menos un endurecimiento en el discurso de la Administración presidida por Joe Biden, que se ha enfrentado en sus primeros 100 días en la Casa Blanca a un agudo aumento en la llegada de menores migrantes. Esta crisis (que el Gobierno se ha esforzado en no calificar como tal) ha oscurecido en cierto modo su gestión en otros temas, y ha servido a los republicanos como ariete para criticar al presidente.

La Administración del expresidente Donald Trump selló la frontera en primavera de 2020, rechazando la práctica totalidad de las solicitudes de asilo en virtud de la pandemia de coronavirus, al considerar que la llegada de inmigrantes aumentaba el riesgo de contagio para la población estadounidense. Biden ha mantenido esta medida (conocida como Título 42), pero ha hecho una excepción hasta ahora: los menores de edad.

“Todos ellos deberían regresar”, dijo el presidente a finales de marzo, en el momento álgido de esta crisis, al respecto de los migrantes que cruzaban la frontera, pero añadió: “La única gente a la que no vamos a dejar sentados allí, al otro lado del Río Bravo, solos y sin ayuda, es a los niños”.

Sea por este cambio de política o por otras circunstancias, el hecho es que el número de menores migrantes que intentan cruzar solos la frontera se ha disparado: si en octubre de 2020 fueron un millar, sólo en enero fueron 5,800 y en marzo casi 19,000.

En general, la cifra de migrantes interceptados en la frontera también ha subido en estos meses (que son los de mayor afluencia históricamente por el buen tiempo), hasta más de 172,000 en marzo, frente a los 100,000 de febrero. Pero la gran mayoría de adultos solos son devueltos a México casi de inmediato, una política que también afecta a las familias. Sólo los menores tenían la oportunidad de quedarse, aunque el aumento en su llegada ha colapsado no sólo a las autoridades fronterizas sino también al Departamento de Salud, que dirige Becerra, y que apenas tiene albergues suficientes para alojarlos mientras les encuentra una familia de acogida.

“Yo no tomé este puesto para no decirle transparentemente al pueblo la verdad”, afirmó este jueves Becerra, un día después del discurso de Biden a la nación desde el Congreso, en el que sus palabras sobre inmigración apenas aportaron novedad alguna.

“Me duele decir la verdad, comunicarle al pueblo, a los padres, pero es importante porque sabemos que muchos de esos niños nunca llegan a la frontera americana; cuando llegan, llegan dañados, y lo que queremos que sepan los padres es que hay un costo, y no sólo el costo de pagar al coyote, hay un costo grande; y yo no quiero enriquecer a los coyotes, que los que están jugando un juego ilegal con los niños se hagan más ricos, yo quiero ver la riqueza de la juventud que tenga éxito, pero que lo tenga de una manera legal”, agregó Becerra.

“Lo que es importante saber es que, mientras está ese niño temporalmente en Estados Unidos, va a recibir un trato legal, un trato responsable, porque aquí, al menos bajo esta Gobierno, respetamos lo que es ser un niño y saber bien que tenemos que proteger los intereses de ese niño”, añadió, “pero yo no trato el asunto migratorio de ese niño, yo trato las necesidades humanitarias de ese niño; ya veremos lo que pasa con ese niño, si tiene que regresar a su país de origen o no”.

Becerra aseguró que no se puede confundir ese trato humanitario que los menores debe recibir mientras estén bajo custodia federal con “dejar a esos niños quedarse aquí si realmente no tienen el derecho”. “Tenemos leyes, todo lo tenemos que hacer bajo la ley, incluido el presidente de Estados Unidos”, zanjó.

Agregó en cualquier caso que, como hijo de inmigrantes y padre de tres hijos, “quisiera ver la oportunidad” de quedarse en Estados Unidos “para todos”. “Pero quiero ver esa oportunidad porque somos un país justo que sigue la ley, y todos tenemos que seguir la ley, incluyendo esos niños”, finalizó.