Tras Dorian, el 17% de bahameños no tienen hogar

0
186

El huracán Dorian dejó a aproximadamente el 17% de los bahameños sin hogar, y encontrar refugio no será fácil.

(CNN) — Patrick Joachin hizo cola en una estación de policía en la capital de las Bahamas, Nassau, con la esperanza de obtener un documento que demostrara que tiene antecedentes penales limpios y, finalmente, viajar a Estados Unidos.

“No me queda nada aquí, ni casa, ni trabajo, ni familia”, dijo Joachin, que fue evacuado del vecindario de Dundas Town en Abaco el sábado.

Alrededor del 17% de todos los bahameños quedaron repentinamente sin hogar después de que el huracán Dorian arrasara con vecindarios y arrancara casas desde los cimientos. 70.000 personas lo han perdido casi todo.

Joachin quiere tomar un vuelo a Tampa, Florida, donde viven su madre y su hermana, y quedarse allí hasta que sea seguro regresar a Abaco. Si no llega a Estados Unidos, Joachin no tiene otro lugar a donde ir.

Hasta el momento, unas 5.000 personas han podido escapar de las islas Abaco, muy afectadas por el ciclón. Muchos otros permanecen atrapados en el norte de Bahamas en condiciones precarias.

Los residentes duermen en casas que todavía están en pie pero que no son necesariamente seguras.

“Muchas personas aquí viven en hogares que no son adecuados para vivir aquí en Freeport y en Grand Abaco”, dijo el martes Patrick Oppmann de CNN desde Freeport.

Y esos son los afortunados.

En una sola ciudad, Marsh Harbour, las imágenes satelitales muestran que unos 1.100 edificios quedaron destruidos, según la agencia de ayuda humanitaria Map Action.

En la isla Gran Bahama, los residentes “se preocupan por comer alimentos en mal estado porque muchos mercados perdieron sus generadores”, dijo Oppmann.

“Hay un mercado negro para el pan ahora y cada pequeño artículo que … todos damos por sentado”.

El martes, nueve días después de que Dorian tocara tierra en las Bahamas con vientos de 185 mph, “todavía estamos sin electricidad. Todavía sin agua”, dijo Oppmann.

Algunas familias hacen cola durante horas tratando de obtener ayuda. Muchos incluyen niños pequeños.

“Es comprensible que muchas personas, especialmente si tienen niños pequeños … simplemente no quieren arriesgarse”, dijo Oppmann. “Simplemente no quieren vivir en las condiciones en las que nos vemos obligados a vivir ahora”.