Sicarios matan a una pareja en México y no se salva ni su perro

0
402

Al parecer el animal quiso defender a sus dueños durante el ataque.

La violencia adjudicada al narcotráfico cada vez se extiende a más entidades de México, antes solo se oían noticias provenientes de estados como Baja California, Tamaulipas y Michoacán pero actualmente ya suenan lugares como la Ciudad de México, Tabasco y Oaxacaca, donde un grupo de sujetos armados no conformes con matar a una pareja, también asesinaron a un perrito.

El crimen que indignó a las redes sociales, en especial a los amantes de los canes, ocurrió en el municipio de Juchitán de Zaragoza, dicho estado ubicado al sur de México.

Según testigos, el crimen fue cometido por dos hombres encapuchados quienes arribaron al lugar donde se perpetró el sangriento crimen, a bordo de una motocicleta. Minutos después, los sicarios ingresaron por la fuerza y les vaciaron las pistolas a las víctimas para después huir del lugar de la misma forma en que llegaron.

Tras escuchar la lluvia de balas, llamaron a la autoridades que ya nada pudieron hacer por la pareja pues al entrar al inmueble descubrieron los cuerpos de ambas personas tendidas en el suelo, estaban rodeadas por un enorme charco de sangre. Además que los sicarios no habían estado conforme con matarlos a ellos, pues con la misma saña que ultimaron al hombre y la mujer, los criminales asesinaron al perro.

Al iniciar las investigaciones, elementos de la policía de Oaxaca encontraron en la escena del crimen, al menos siete balas, además de un pedazo de ropa que al perecer pertenecía uno de los dos sicarios lo que podría indicar que el perro de raza pitbull, fiel a sus instintos, quiso defender a sus amos por lo que atacó a los pistoleros y por ello fue baleado en tres ocasiones.

Trascendió que por el modus operandi de los matones este caso puede que esté relacionado con alguna banda del narcotráfico aunque las autoridades no han confirmado ni desmentido dicha información.

Lo que sí es seguro es que ya ni las mascotas están a salvo de la crueldad con la que operan los criminales en México.