Se incrementa la necesidad de alimentos y misiones de rescate se intensifican

0
316

PAWTUCKET, R.I. (WJAR) — Desde el primer día de la pandemia, una misión local de rescate de alimentos se puso la misión de alimentar a cuantas familias sea posible. La organización se llama Elisha Project.

Durante conversaciones con casi todos los médicos y líderes comunitarios en Central Falls, Pawtucket y Providence, su nombre sale a flote.

George Ortiz, director ejecutivo de la iniciativa, dijo que las solicitudes de ayudaalimentaria han sido interminables desde marzo.

«Cuando llegó la pandemia, exacerbó una mala situación que ya existía en las comunidades del centro de la ciudad con desigualdad alimentaria,» explicó Ortiz.

Ortiz dijo que tuvo que mover las operaciones de un espacio de 3,000 pies cuadrados a un espacio de 45,000 pies cuadrados, para que pudieran tomar la comida que se demandaba  al comienzo de la pandemia.

Actualmente, Ortiz dijo que el Elisha Project está alimentando a 27,000 familias en el área metropolitana de Providence semanalmente, con la mayor necesidad en Providence, Pawtucket, y Central Falls.

Solo el martes repartieron 650 cajas de comida durante un evento semanal en Jenks Park.

«Nosotros tenemos toneladas de familias que vienen,» explicó la alcaldesa electa María Rivera. «Ellos vienen con sus hijos y, para ellos, están muy agradecidos de que podamos hacer esto.»

Rivera dijo que muchas familias no califican para los beneficios estatales.

Elisha Project también dona  decenas a iglesias y organizaciones sin fines de lucro.

En distribuciones semanales de fin de semana en Morley Field en Pawtucket, hay entre 300 y 600 carros que aparecen.

Patricia Martínez, quien trabaja con el sistema escolar de Central Falls, dijo que la comida ha sido la mayor ayuda para las familias.

De las personas servidas, Ortiz dijo que el 55% son latinos y el 20% son afroamericanos.

«Me dice que al igual que la pandemia ha golpeado más duramente a esa comunidad, físicamente hay algo más relacionado con la desigualdad alimentaria,» dijo Ortiz.

Ortiz dijo que después de la pérdida de los cheques de desempleo de $600, la necesidad se volvió mucho mayor.

«La sorpresa llegó en la demografía de lo que viene ahora. Pasamos de ingresos bajos a moderados y ahora tenemos graduados universitarios, familias de clase media que están comenzando a sentir esas carencias» dijo Ortiz.

Las necesidades están cambiando. La comida no es lo único que pide la gente.

«La parte de atrás de nuestro almacén ahora está llena de muebles. No solo de comida,» dijo Ortiz.

El Elisha Project se compone casi en su totalidad de voluntarios. Las organizaciones que obtienen comida de Ortiz típicamente ayudan primero.