Retractan afirmación de que agitadores del Capitolio querían «capturar y asesinar» a los funcionarios

0
310

(CNN) — Los fiscales del Departamento de Justicia retiraron formalmente su afirmación en un expediente judicial que decía que los agitadores del Capitolio buscaban «capturar y asesinar a funcionarios electos».

Un fiscal federal en Arizona le pidió a un juez magistrado en una audiencia el viernes que se saltara la línea en una presentación judicial reciente sobre el acusado Jacob Anthony Chansley, un hombre que presuntamente condujo a algunos de la multitud en la primera ola hacia el Capitolio con un megáfono mientras llevaba una lanza y usa un tocado de piel.

Toda la línea que los fiscales quieren omitir de su presentación judicial es: «Las pruebas sólidas, incluidas las propias palabras y acciones de Chansley en el Capitolio, respaldan que la intención de los agitadores del Capitolio era capturar y asesinar a funcionarios electos en el gobierno de Estados Unidos».

La asombrosa medida se produce unas horas después de que Michael Sherwin, el fiscal estadounidense interino en Washington, dijera en una conferencia de prensa que «no había evidencia directa de equipos de captura y matanza» en este momento durante el asedio del edificio del Capitolio.

En la corte, Todd Allison, un fiscal de línea del Departamento de Justicia en Arizona, dijo que el Departamento de Justicia podría querer argumentar ese tipo de afirmación si Chansley va a juicio, pero no puede decir eso en este momento.

«No queremos engañar a la corte al discutir la fuerza de cualquier evidencia específica» relacionada con su intención, dijo Allison.

Los fiscales aún discuten con el juez para que mantenga a Chansley detenido. El caso de Chansley eventualmente se trasladará a la corte federal en Washington.

La línea era una descripción escalofriante hasta ahora de los agitadores que tomaron el Capitolio la semana pasada, escribiendo en un expediente judicial que la intención era «capturar y asesinar a funcionarios electos».

Los abogados del Departamento de Justicia han comenzado a describir en términos más alarmantes lo que sucedió.

En un caso separado, los fiscales de la corte de Texas alegaron que un reservista de la Fuerza Aérea retirado que llevaba ataduras de plástico en el piso del Senado puede haber tenido la intención de restringir a los legisladores.

El abogado de Chansley dijo que no es violento.

«Amaba a Trump, cada palabra. Lo escuchó. Sentía que estaba respondiendo al llamado de nuestro presidente», dijo el abogado de Chansley, Al Watkins, que apareció en CNN el jueves por la noche. «Mi cliente no era violento. No cruzó ninguna línea policial. No agredió a nadie». Watkins dijo que Chansley también espera un indulto presidencial.

Los fiscales describen a quienes se apoderaron del Capitolio como «insurrectos» y ofrecen nuevos detalles sobre el papel de Chansley en el violento asedio de la semana pasada, incluido el hecho de que después de estar en el estrado donde el vicepresidente Mike Pence había estado esa mañana, Chansley escribió una nota diciendo «es sólo es cuestión de tiempo que llegue la justicia».

Chansley luego le dijo al FBI que no se refería a la nota como una amenaza, pero dijo que el vicepresidente era un «traidor traficante de niños» y realizó una larga diatriba sobre Pence, Biden y otros políticos como traidores.

Antes de ser arrestado, Chansley le dijo al FBI que quería regresar a Washington para la toma de posesión para protestar.

Los fiscales acusan a Chansley de ser un riesgo de fuga que puede recaudar dinero rápidamente a través de medios no tradicionales como «uno de los líderes y símbolos de QAnon, un grupo comúnmente conocido como un culto (que predica la desacreditada y ficticia teoría de la conspiración antigubernamental)».

También dijeron que Chansley sufre de una enfermedad mental y es un consumidor habitual de drogas, según el memorando de detención de los fiscales.