Reporte: EE.UU. separó a más niños de lo que admitió

0
434

(CNN) — El gobierno del presidente Donald Trump no sabe cuántos hijos fueron separados de sus padres o tutores en 2018, pero son “miles” más que los 2.737 que reconoció anteriormente, según un nuevo informe del inspector general.

“Más niños durante un período de tiempo más largo fueron separados por las autoridades de inmigración y remitidos al Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos (HHS por sus siglas en inglés) para su cuidado de lo que se discute en el debate público. Se desconoce cuántos más niños fueron separados”, dijo Ann Maxwell, inspectora general adjunta de Evaluación e inspecciones.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos y el inspector general no pudieron identificar cuántos niños más estaban separados porque había “desafíos significativos para identificar a los niños separados”.

“No hubo ningún esfuerzo en curso para identificar a esos niños”, dijo Maxwell, y agregó que el “HHS enfrentó desafíos significativos”.

Funcionarios estimaron que “miles de niños más” fueron separados, recibidos por HHS para su cuidado y liberados antes del 26 de junio de 2018, antes de una orden judicial que requería que el gobierno identificara y reunificara a ciertos niños separados, y que los niños siguieran separados después la orden judicial ordenando la reunificación.

Los funcionarios de la agencia notaron un “aumento pronunciado” en el número de niños separados a partir de mediados de 2017, dijo Maxwell.

Al menos 118 niños separados fueron enviados por el Departamento de Seguridad Nacional (DSN) al Departamento de Seguridad Nacional para su cuidado del 1 de junio al 7 de noviembre de 2018.

El DSN había dicho anteriormente que las separaciones continúan ocurriendo en casos en que los padres tienen antecedentes penales o médicos preocupaciones.

“Pero en algunos casos el DHS ha proporcionado al HHS información limitada sobre las razones de estas separaciones”, dijo Maxwell.

El reporte hace parte de una serie de informes que se publicarán este año.

“La oficina del Inspector General respondió rápidamente, dedicando un nivel de recursos sin precedentes para realizar revisiones multifacéticas”, dijo Christi Grimm, jefe de personal de la oficina del Inspector General, citando temas de salud y seguridad que surgieron en 2018. Un informe futuro analizará los desafíos de la reunificación.

En respuesta al informe del inspector general, la secretaria de prensa de HHS Evelyn J. Stauffer dijo en parte el departamento “está comprometido con el informe preciso y transparente de datos” del programa para menores no acompañados y “agradeció la oportunidad de cooperar” con la investigación.

“Nuestro enfoque en el HHS siempre está en la seguridad y el mejor interés de cada niño. Estos son niños vulnerables en circunstancias difíciles, y el HHS trata su responsabilidad por cada niño con sumo cuidado”, agregó Stauffer en un comunicado.

El año pasado, la administración Trump abrió unas instalaciones temporales en Tornillo, Texas, donde se retenía a los niños que llegaron sin acompañante en la frontera suroeste o fueron detenidos como resultado de la política de “cero tolerancia” del gobierno.

Las instalaciones fueron objeto de escrutinio en noviembre pasado cuando el inspector general del HHS, Daniel R. Levinson, advirtió sobre “vulnerabilidades significativas”, incluido el no examinar adecuadamente al personal y un “número peligrosamente bajo de médicos”.

Desde entonces, ha visto una disminución en la población, ya que los niños han sido colocados con tutores. Un funcionario de BCFS, la compañía que opera las instalaciones de Horn en Tornillo, Texas, le dijo a CNN que ya no quedan niños en ese refugio.

En su apogeo, Tornillo albergó a casi 3.000 niños migrantes. La gran mayoría ha terminado en hogares de tutores investigados y cerca de 300 fueron trasladados a otras instalaciones mientras todavía estaban en el proceso de asignarles un adulto responsable, dijo el funcionario.

La fuente le dijo a CNN que el siguiente paso es terminar de desmontar y remover las estructuras del sitio. Esperan que Tornillo sea completamente cerrado antes de fin de enero.

En diciembre, el gobierno revirtió una política controvertida que requería que los miembros adultos de la familia del tutor presentaran las huellas dactilares al FBI cuando solicitaran albergar a un niño.

Los defensores de los inmigrantes argumentaron que la práctica disuadió a algunos de los que vivían en hogares de estatus mixto de presentarse, dejando a los niños en albergues durante largos períodos de tiempo.

Ahora, solo se deben tomar las huellas dactilares de los patrocinadores y someterse a una verificación de antecedentes.

Después de que un niño es arrestado, se le entrega al Departamento de Salud y Servicios Humanos. La Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que está dentro del HHS, tiene a su cargo el cuidado de los niños y colocarlos con un patrocinador en los Estados Unidos.

Aduanas y Protección Fronteriza detuvo a unos 50.000 niños no acompañados en el año fiscal 2018, frente a 41.435 en el año fiscal 2017.