Presunto atacante de David Ortiz trabajaba en fincas de guineos en Dominicana

0
679

Abuela del sospechoso dice que su nieto pudo «haberse perdido» luego de mudarse a Estados Unidos.

Rolfy Ferreira Cruz, detenido por supuestamente dispararle al expelotero dominicano de Grandes Ligas, David Ortiz, aparece en un video diciendo que confundió al “Big Papi” por la ropa, y que el astro del béisbol no era el objetivo del ataque.

“No era David” y “Me confundí por el color de ropa”, fueron algunas de las expresiones del sospechoso desde una celda en el destacamento Felicidad de Los Mina, en Santo Domingo Este.

El fiscal Erick Montilla despachó los alegatos del detenido indicando que inventa la historia para evitar ser linchado en la cárcel.

De acuerdo con reportes de medios en Estados Unidos, Ferreira Cruz se encontraba prófugo de la justicia en Nueva Jersey desde el 22 de diciembre del 2017 por un caso de robo a mano armada.

Cabe destacar que ésta no es la primera contradicción en los informes sobre el detenido. Por un lado, la Policía indica que admitió haberle disparado al expelotero. Sin embargo, María Vargas Martínez, abuela y madre de crianza, dijo en entrevista con el Listín Diario que tiene información de que, cuando se reportó el hecho, el joven se encontraba en el sector El Puente de San Rafael, de Boca de Mao, y que varias personas -como un primo de su nieto de nombre Elvis Alberto Espinal-, pueden corroborar el detalle.

La mujer, residente en el el barrio El Puente en San Rafael del referido municipio, indicó que el tiempo que cuidó de Ferreira Cruz, éste se la pasaba tranquilo trabajando en fincas de guineos del referido municipio. Agregó que su nieto pudo haber cambiado luego que su padre se lo llevara a vivir a Estados Unidos hace tres años. “Porque muchos van a ese país a trabajar, pero otros se pierden”, expuso Vargas Martínez.

Al momento, son 10 los detenidos en relación con el crimen. El móvil del mismo no ha sido establecido por las autoridades. Pero algunas versiones que manejan medios locales e internacionales apuntan a que sería resultado de un lío de faldas, cuyos protagonistas, aparte de Ortiz, serían María Yeribell Martínez García y su esposo narco.

Tampoco se ha establecido -al menos públicamente- quién habría sido la persona que mandó a matar al exjugador de los Medias Rojas de Boston, aunque reportes preliminares indican que el plan se cuadró desde una cárcel.