Policía latina y 5 empleados 911 detenidos por estafa millonaria

0
650

Violaron la información confidencial de unas 60 mil personas.

Una media docena de empleados de la policía de Nueva York, incluida una policía latina de El Bronx, fueron arrestados por los federales por sus supuestos roles en una millonaria operación de fraude de seguros con víctimas de accidentes automovilísticos, dijeron las autoridades.

La oficial Yaniris Deleón fue arrestado en Manhattan el miércoles, junto con cinco operadores de 911: Makkah Shabazz, Kortnei Williams, Shakeema Foster, Latifah Abdul-Khaliq y Angela Meyers, por supuestamente aceptar sobornos para compartir información confidencial sobre víctimas de accidentes viales, según las autoridades.

El presunto cabecilla, Anthony Rose, también conocido como Todd Chambers, pagó miles de dólares en sobornos por los “clientes potenciales” y dio la información protegida a los estafadores de seguros que luego dirigirían a las víctimas a una red específica de médicos y abogados en Nueva York y Nueva Jersey para tratamientos y servicios innecesarios, según documentos judiciales.

El esquema, que se basó en un centro de llamadas en Queens, generó más de $18 millones de dólares en estafas a compañías de seguros, informó New York Post.

Los estafadores que llamaban decían a las accidentados que estaban asociados con la policía de Nueva York y obtenían su número de teléfono de una “Línea Directa de Lesiones Personales” creada para proteger a las víctimas de los delincuentes. Obtenían sus datos “ilegalmente y los engañaban en las clínicas”.

El plan comenzó en algún momento en 2014, según documentos judiciales.

Deleón y los operadores del 911 se encontraban entre 27 sujetos, incluidas enfermeras, en el esquema que comprometía la información de unas 60 mil personas.

Rose y los operadores del 911 fueron procesados el jueves en la corte federal de Manhattan por cargos de conspiración, solicitud de sobornos y propinas, y divulgación errónea de información de salud identificable individualmente.

Todos los empleados de la policía de Nueva York involucrados fueron suspendidos, según un portavoz del Departamento.