Pierde a su bebé 30 minutos después de su baby shower

0
1162

Aunque perdió el bebé, ella consiguió sobrevivir y se recupera rápidamente.

Mashayla Harper casi muere cuando regresaba a casa de su baby shower después de sufrir un atropello. Tristemente, su bebé no sobrevivió.

El miércoles se llevó a cabo un servicio para su bebé por nacer, pero no pudo asistir porque ha estado en el hospital desde el accidente, que ocurrió el pasado sábado.

Harper tenía 36 semanas de embarazo, según informa WPBF.

“Eso fue muy emotivo. Estábamos ansiosos de que el bebé naciera. La íbamos a mimar y malcriar”, contó el padre de Harper, Maurice Pruitt Sr., a CNN el miércoles.

Treinta minutos después de su baby shower, que se celebró en el condado de Jones, en Mississippi, Pruitt dice que recibió una llamada telefónica de la madre de Mashayla, Chandra Harper. Ella estaba en un auto, unos seis o siete vehículos detrás de su hija de 24 años, cuando el tráfico se detuvo de repente. Le preguntó a alguien qué sucedía y un conductor le dijo que una mujer embarazada acababa de tener un accidente.

Chandra supo al instante que era su hija. Cuando llegó al lugar de lo ocurrido, encontró a Mashayla tirada en el piso frente a su auto. La puerta del vehículo había sido arrancada por el impacto.

El conductor del vehículo que la golpeó huyó de la escena, pero fue detenido el sábado por la noche, según comunicó Pruitt a CNN.

James Gilbert, de 35 años, fue arrestado y acusado de abandonar la escena de un accidente con lesiones, según WDAM. No está claro si tiene representación legal.

Harper fue llevado al Centro Médico Regional Sur Central, donde los médicos informaron a la familia de que el bebé había muerto.

Harper había sufrido un trauma severo, incluyendo lesiones abdominales, de rodilla y pierna. Según cuenta el padre de la víctima, los médicos no pensaron que iba a sobrevivir a las cirugías y tuvieron que “revivirla” al menos una vez.

Después de la cirugía el sábado por la noche fue conectada a soporte vital hasta que se le retiró l lunes por la tarde.

Mientras dormía y en estado de inconsciencia, Mashyala seguía preguntando a su madre por el bebé. Al principio no sabían cómo decirle a su hija sobre el fallecimiento del bebé, temían que su presión arterial aumentara. Finalmente, la familia se lo contó el lunes por la noche.