Pelea familiar provoca deportación de un inmigrante legal

0
336

Fue el propio padre quien denunció a su hijo sin conocer las consecuencias.

Mackenley Montfleury, un joven haitiano con residencia permanente en EEUU, se enfrenta a ser deportado, luego de pasar un mes en la cárcel tras declararse culpable de atacar a su padre en Utah.

Montfleury (27) se presentó ayer ante un juez en la corte federal en Denver, para admitir su culpabilidad con respecto a un asalto a su padre, lo que le costó un mes en prisión.

Tras pasar 30 días en la cárcel, en vez que quedar en libertad fue detenido por agentes federales de inmigración y transportado a un centro para indocumentados en Colorado.

El lunes 31 de diciembre el abogado de la familia, Jonathan Paz, solicitó a un juez en Orem, Utah, que tuviese en cuenta que los problemas de Montfleury habían sido “de muy bajo nivel”. El abogado pro bono enfatizó que “no tienen que deportarlo”, pero el juez no aceptó el argumento.

Aunque fue el propio padre, Joseph Montfleury, quien denunció a su hijo sin conocer las consecuencias, el progenitor escribió numerosas cartas pidiendo que no se presentasen cargos.

Joseph Montfleury llegó a EEUU en 2004, cuando recibió asilo político por ataques en su contra debido a su militancia política en Haití. Un año después arribó su esposa junto sus dos hijos, y más tarde otros familiares.

Todos viven en Orem y ya completaron sus trámites de ciudadanía, excepto Montfleury, que debió postergarlos por problemas de conducta durante su adolescencia. Por ahora tiene una “Green Card” de residencia permanente hasta 2026.

En el pasado no se hubiese deportado a un residente legal por un delito menor, dijo Paz. Pero “ahora estamos en 2019” y “por los cambios hechos por la actual Administración federal, lo deportarán”.

Su “delito”, dijo, fue tener una pequeña cantidad de marihuana y pelearse con su padre en una confrontación física en noviembre pasado, el Día de Acción de Gracias.

Ahora se enfrenta a ser deportado a Haití, donde no ha vivido desde que era un niño de 10 años.