Obesidad supondría alto riesgo ante coronavirus, incluso para jóvenes sin enfermedades

0
1075

La obesidad podría ser uno de los indicadores más importante de una enfermedad grave por coronavirus, según un nuevo estudio. Esta conclusión es especialmente alarmante en Estados Unidos, que tiene una de las tasas de obesidad más altas del mundo.

Aunque las personas con obesidad normalmente acarrean otros problemas de salud, la simple acumulación excesiva de grasa es el segundo factor de riesgo más significativo -después de la edad avanzada- para que COVID-19, la enfermedad que provoca el coronavirus, mande a una persona al hospital. Los estudios muestran que adultos jóvenes con obesidad podrían estar particularmente en riesgo.

La investigación es preliminar y aún no ha superado la revisión por pares, según publica The New York Times. Sin embargo, respalda informes médicos de jóvenes que no tienen complicaciones de salud más allá de la obesidad y que están gravemente enfermos por COVID-19.

No hay una explicación clara que vincule a la obesidad con los síntomas severos de COVID-19, pero hay varias hipótesis.

Algunos pacientes de coronavirus con obesidad podrían haber tenido complicaciones respiratorias previas a la infección. La obesidad abdominal, más común en hombres, puede causar compresión del diafragma, los pulmones y la capacidad torácica. Además, la obesidad causa inflamación crónica de bajo grado y un aumento en las citocinas proinflamatorias circulantes, lo que puede empeorar la enfermedad del coronavirus.

Alrededor del 42% de la población adulta de Estados Unidos tienen obesidad, un índice que supera con creces al de otros países en los que el coronavirus ha causado estragos, como Italia o China. Los nuevos hallazgos son una mala noticia especialmente para la comunidad afroestadounidense, que tiene una tasa de obesidad incluso mayor y a la que COVID-19 ya está golpeando con más fuerza