“La Loba”, la sicaria que te confunde con su rostro angelical

0
738

Las apariencias engañan”, bien lo dice un refrán.

Pero Gabriela Milagros Iparaguirre Porras, alias “La Loba”, rompió el molde.

Varios medios mexicanos que reseñan historias sobre narcoviolencia retomaron en los pasados días las movidas de la sicaria más joven conocida en Lima, Perú.

Lo que sigue llamando más la atención del personaje es cómo su aspecto físico no concuerda con la imagen generalizada que se tiene de alguien a quien se le paga por matar.

Al pensar en sicariato, no es común escuchar la mención de mujeres.

Ese es el primer detalle que atrae en la historia de La Loba.

A esto se suma el hecho que al momento de ser detenida, el 18 de octubre de 2015, tenía 18 años. A esa edad ya había sido autora de varios homicidios en el país sudamericano, de acuerdo con los reportes.

El tercer punto que seduce es su aspecto: descrita como de rostro angelical, Iparaguirre Porras, puede parecer una buena chica en la que, incluso, se puede confiar… nunca asesina.

Pero, muy probablemente, esa fue parte de la estrategia. En algunos casos, de acuerdo con los reportes, la criminal sirvió de carnada para confundir a las víctimas.

La Loba fue capturada junto a su novio Juan Aguirre Borja, en un hostal de El Callao. Además, se detuvo a Néstor Cárdenas, líder de la banda a la que pertenecían, Los Lobos de

Bocanegra, una de las más peligrosas de la capital peruana dedicada a la extorsión a empresarios y el robo a gran escala.

Durante la captura, la Policía encontró en el celular de uno de los delincuentes un mensaje de WhatsApp en donde le ordenaban a la joven asesinar a dos obreros de Construcción Civil en Trujillo.

En la intervención, además, se incautó un revólver, una granada tipo piña y droga.

Tras su arresto, comenzaron a circular fotos que la chica había compartido en redes sociales que la muestran presumiendo armas.

La peruana batallaba desde varios frentes delincuenciales: no solo mataba; además, acordaba pagos y trabajos, y era narcomenudista.

La Loba se desplazaba sin miedo; pero, a todos en el bajo mundo les llega su hora: actualmente, cumple una condena de 15 años de prisión.