La emocionante boda de una novia a la que le quedan días de vida

0
638

Los médicos no diagnosticaron a tiempo su enfermedad y el cáncer se extendió.

Una joven, a la que le dieron días de vida después de que los médicos diagnosticaron que la verruga en su pierna era en realidad cáncer, se casó en SeaWorld.

Ashleigh Simrajh, de 23 años, vivió el sueño de su vida, el momento increíble que realmente deseaba, después de su desgarrador diagnóstico.

Se casó con su novio, Jason Hale, en una emotiva ceremonia en Gold Coast, Australia, rodeada de sus animales favoritos.

La triste historia de su enfermedad comenzó en 2018 cuando Ashleigh notó que tenía un bulto en la pierna. Los médicos en ese momento le dijeron que era una simple verruga y que no era peligrosa.

Un año después le diagnosticaron un melanoma que se ha extendido por todo su cuerpo.

El mes pasado le confirmaron que solamente le quedaban unas semanas de vida, así que decidió ir a SeaWorld para casarse con el amor de su vida.

Pudo compartir su increíble día con 50 de sus amigos y familiares más cercanos.

Ashleigh Simrajh just 23 years old and who very sadly now has been told she may have just days to live 😢 because of…

Posted by The Melanoma Man on Sunday, September 6, 2020

Su padre, Tony Simmo, pide que los médicos respondan y expliquen porque no le hicieron una biopsia antes. Exige responsabilidades ante lo que considera fue una negligencia.

“Ahora tiene cáncer de pulmón, cáncer de hígado, cáncer en el pecho y solo unos días de vida”, le dijo a MailOnline.

“Decepción no es como yo lo describiría. Lo describiría como una traición porque ella confiaba en los profesionales médicos. Ella les creyó y continuó su vida como si no pasara nada. Si le hubieran diagnosticado la primera vez que fue a verlos, no estaría donde está ahora”, añadió.

La página Go Fund Me de la familia, que recauda dinero para hacer que las etapas finales de su vida sean lo más agradables posible, revela que Ashleigh ya no quiere estar en el hospital, ahora se queda en casa con una enfermera.

“Ashleigh no quiere volver al hospital y nosotros, como familia, nos aseguraremos de que permanezca en casa rodeada de las personas que la aman”, escribió su padre.