La critican por ser madre a los 13 y lleva a su hija al baile de graduación

0
313

Los embarazos adolescentes van asociados a dificultades añadidas, como pobreza, falta de oportunidades y abandono escolar.

Una niña llevó a su hija de dos años a la fiesta de graduación y demostró que todas las personas que le dijeron que había arruinado su vida al quedar embarazada con 13 se equivocaron por juzgarla.

Kayleigh Snaith quedó embarazada a los 13 años, y en respuesta recibió comentarios llenos de odio, tanto de extraños como de compañeros de clase. Todo se resumía en que, según le dijeron, había arruinado su vida.

La niña ocultó el embarazo a sus padres durante seis meses, por temor a cómo podrían reaccionar. Afortunadamente, una vez conocieron la noticia apoyaron a su hija y se dispusieron a preparar su casa para la llegada del bebé.

Ahora, con 16 años, Kayleigh logró demostrar que todos estaban equivocados. Ha conseguido terminar la escuela secundaria y quiso celebrar el logro llevando a su hija, Harley, a la fiesta de graduación con ella.

Decidida a darle una buena vida a su hija, la adolescente completó sus estudios y recibió el apoyo y el aliento de sus padres mientras también se encargaba de la crianza de su hija.

Las dos niñas, madre e hija, se vistieron juntas para la fiesta de graduación. Kayleigh le compró a Harley un vestido de encaje blanco, pero desafortunadamente, Harley no pudo acceder a la celebración por cuestiones de edad. Aunque madre e hija lucieron igual de felices y acudieron aunque solo hasta la entrada del recinto escolar.

Kayleigh describió sus esperanzas para su hija y explicó por qué llevó a Harley a la fiesta de graduación.

“Espero que crezca sabiendo que merece lo mejor y que nunca se conforme con nada ni con nadie que la haga infeliz. Ella debe ser tratada con amor y cuidado”.

También quería mostrar a todos los que pensaron que nunca llegaría a terminar la escuela por ser madre adolescente que lo hice. Aquí estoy celebrando mi graduación con mi hija“, contó a The Sun.

La madre de Kayleigh, Sharon, se mostró orgullosa que estaba de su hija por haber demostrado que la gente estaba equivocada.

Al compartir las fotos de sí misma y de Harley, Kayleigh espera que se aliente a otras madres jóvenes a seguir trabajando duro y darse cuenta de que quedar embarazada a una edad temprana no es “el fin del mundo”.