Inmigrantes recuperan salarios robados por patrón que amenazó con deportarlas

0
540

La oficina de la Fiscal General de Nueva York logró un acuerdo por $450,000 para 100 empleadas de asistencia médica a domicilio.

Un grupo de 100 trabajadoras de asistencia médica a domicilio, más conocidas como “home attendants”, se anotó un triunfo con ayuda de la Fiscalía General de Nueva York, tras recuperar más de $450,000 en salarios robados y otros beneficios laborales que les habían sido negados por parte de la compañía para la que trabajaron por años.

Así lo anunció este viernes la fiscal general del Estado, Letitia James, quien denunció que la empresa de servicios domiciliarios “Allcare Homecare Agency”, no solamente violó las leyes laborales de Nueva York sino que además amenazó a 13 empleadas indocumentadas con entregarlas a Inmigración para que fueran deportadas, tan pronto como exigieron sus derechos. En el acuerdo lograron $8,000 adicionales para cada una de estas trabajadoras por estrés emocional.

“Los proveedores de servicios de salud domiciliarios trabajan incansablemente para cuidar a nuestros seres queridos enfermos, entre ellos mi madre, y ancianos, y merecen cada dólar y cada centavo que se ganan. Y estas mujeres fueron víctimas de prácticas ilegales”, aseguró la fiscalde James, quien advirtió a otros malos patronos de la industria del cuidado domiciliario que serán perseguidos con todo el peso de la ley.

La exDefensora del Pueblo de la Gran Manzana agregó que la mencionada compañía además se aprovechó del estatus migratorio de varias empleadas para evitar que hicieran valer sus derechos.

“Intimidar a los neoyorquinos trabajadores con amenazas de deportación y represalias es tan inmoral como ilegal, y responsabilizamos a Allcare por esta conducta reprobable”, agregó James, al tiempo que destacó que de los 200,000 trabajadores de cuidado domiciliario que se estima hay en el Estado, el 60% son inmigrantes y dentro de ellos, el 90% son mujeres.

Violaron varias leyes estatales

La investigación determinó que la compañía denunciada quiso hacerse la de la vista gorda ante fuertes legislaciones que protegen a los trabajadores en el estado como la Ley Laboral de Nueva York, la Ley de Paridad de Salarios para Trabajadores de Atención Domiciliaria y la Ley de Horas de Enfermedad de Nueva York. Allcare no pagó de manera correcta a las trabajadoras que hacían turnos de 24 horas y tampoco ofreció los beneficios de ausencia pagada, como lo ordena la ley.

Justa Barrios, una de las trabajadoras demandantes, narró como fue víctima de malos tratos y amenazas por parte de la compañía y pidió a otras empleadas de la industria que denuncien los atropellos, sin importar su estatus migratorio.

“Este es un trabajo difícil, pero lo hacemos con amor y respeto y no es justo que nos quieran robar y maltratar. Nosotros también somos seres humanos, tenemos familias, y lo que hacemos ayuda a la sociedad”, comentó la hondureña. “Trabajar como lo hacemos nosotras no solo tiene un costo muy alto por el tiempo que no compartimos con nuestros seres queridos sino con nuestra salud y lo menos que las empresas deben hacer es pagarnos de manera justa y darnos trato digno”.

Sileni Martínez, otra de las empleadas afectadas, advirtió que en el estado de Nueva York la Fiscalía ha tenido un rol muy comprometido por la defensa de los derechos de los trabajadores y pidió a los malos empleadores que frenen sus abusos.

“Especialmente en este clima político hay muchas cosas pasando, pero es un alivio saber que contamos con el apoyo de la Fiscal General, quien seguirá ayudando a los trabajadores para defender sus derechos y mejorar sus condiciones laborales”, dijo la cuidadora.

Instan a hacer las denuncias
Tito Sinha, abogado de la organización TakeRoot Justice que junto a la Movilización Nacional Contra los Talleres Clandestinos reportó el caso a la Fiscalía, agradeció a esa oficina por el empuje que le dio al tema, y también aseguró que en situaciones así es vital que los trabajadores afectados no se queden callados.

“Lo más importante, agradecemos a estos trabajadores por su valentía al presentarse y luchar por sus derechos. Juntos, la Fiscalía Estatal, los trabajadores y sus defensores han enviado un fuerte mensaje hoy de que, en Nueva York, apoyamos a los inmigrantes y lucharemos por la justicia social”, dijo el defensor.

La fiscal James explicó que los trabajadores ya recibieron una parte del dinero adeudado, y el resto será entregado en cuotas. Por puntos del acuerdo, la empresa denunciada no puede hacer comentarios al respecto.