Puerto Rico no tendrá una Navidad normal este año luego de los huracanes

En la costa sureste de esta isla, donde el huracán María tocó tierra en septiembre pasado, las olas del mar Caribe azotan los cimientos desmoronados de la maltrecha casa costera de José Morales.

Hace un año, la familia Morales comenzó las vacaciones en Yabucoa con una gran reunión al aire libre que incluía pavo y un tradicional asado de cerdo. Es un ejemplo de la importancia que los puertorriqueños le dan a la temporada navideña, cuando las fiestas familiares y las celebraciones itinerantes conocidas como parrandas ocurren aparentemente todas las semanas.

Pero este año es diferente.

"Este año no habrá Navidad", dice Morales, quien tiene 74 años y es ciego. "Aquellos que puedan disfrutarán de las vacaciones. Nosotros no podemos. Estaremos aquí. Viviendo con miedo, en peligro", se lamenta.

En el camino, su hermana Paula Morales, de 67 años, se sienta en una silla de plástico –uno de los dos muebles de su sala de estar–, debajo de la lona azul de plástico que ha reemplazado su techo. Una pequeña pintura de un payaso, una de las pocas cosas que rescató después de la tormenta, cuelga de la pared.

Por la noche, Morales se sienta a la luz de las velas o del resplandor de su lámpara que funciona con baterías y escucha las olas rompiendo. La mayoría de sus pertenencias yacen en una pila afuera de lo que queda de su casa de cemento.

"No puedo pensar en las vacaciones en este momento", dice, comiendo arroz blanco y frijoles rojos de un plato pequeño. "Tengo demasiadas preocupaciones".

Una maratónica temporada de jolgorio
Para muchos puertorriqueños, la maratónica temporada de festividades comenzó con Acción de Gracias y termina alrededor del 6 de enero con el Día de los Reyes Magos, cuando las familias celebran reuniéndose y los niños dejan cajas de zapatos llenas de hierba –el equivalente a las galletas para Papá Noel– para los camellos de Melchor, Gaspar y Baltasar.

"La forma en que celebramos... no es (simplemente) Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo", explicó Cynthia García Coll, una psicóloga educativa que vive en Dorado, cerca a San Juan, la capital.

"Es cada fin de semana. Si tienes primos en otra parte de la isla, el próximo fin de semana toda la familia va al otro lado de la isla".

El asalto del huracán María a Puerto Rico ha cambiado todo eso.

Gran parte de este territorio estadounidense, desde centros urbanos hasta aldeas rurales, aún está sin suministro electricidad y agua potable. Incluso San Juan sufre apagones ocasionales causados ​​por la destrucción de una red eléctrica obsoleta. La tormenta azotó una isla cuyos 3,4 millones de ciudadanos ya estaban lidiando con el desempleo y la pobreza.

Compartir este articulo

Providence en Español is the only digital newspaper and the most respected Latino news source in the Rhode Island marketplace. Providence en Español  provides insightful, unique viewpoints on local and national events, and hard-hitting coverage of what's happening on the state level. 

The website is updated continuously throughout the day. It features videos, photo galleries, blogs and polls.

 

Media Partners:

 


Media Relations Provided By:

Our website is protected by DMC Firewall!