ICE deportará a indocumentados que se comprometieron a abandonar el país, pero se quedaron

0
696

Nuevo revés del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés). La agencia anunció que deportará a los inmigrantes indocumentados que no salieron voluntariamente de Estados Unidos pese a haberse comprometido a hacerlo, según informó CNN.

La operación llamada “Operación Promesa Rota” está dirigida a “los extranjeros ilegales que rompieron su compromiso o promesa con Estados Unidos al no abandonar el país por orden de salida voluntaria”, describe el memorando al que tuvo acceso el medio citado.

Las personas que viven de manera ilegal en el país pueden elegir abandonarlo de forma voluntaria en una fecha específica y así evitar las consecuencias de la deportación, como el arresto, la detención y algunas prohibiciones de reingreso.

“Desafortunadamente, a lo largo de los años, miles de extranjeros han aceptado el beneficio de VD (salida voluntaria, en inglés) sin cumplir su promesa”, señala el memorando, de acuerdo con CNN.

Según datos de la Universidad de Syracuse, en el año fiscal 2020 se le ha otorgado la salida voluntaria a más de 16,000 inmigrantes.

Esto ocurre a solo unos días, de que ICE anunciara que comenzó a deportar de forma inmediata a inmigrantes indocumentados que llevan menos de dos años en el país, y que no tienen un proceso abierto en una corte de inmigración.

Esta directiva permite a los agentes de ICE iniciar procesos rápidos de deportación (en cuestión de horas) sin necesidad de ver a un juez de inmigración y en cualquier lugar del país.

Los abogados de inmigración consultados por Noticias Telemundo advirtieron que estos nuevos poderes permitirán detener a más personas y deportarlas más rápido.

Un alto funcionario de ICE que está realizando las funciones de director, Tony Pham, dijo que esta nueva política “permitirá proteger nuestras comunidades y preservar la integridad de nuestras leyes de inmigración aprobadas por el Congreso”.

Tanto ICE como el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) han ampliado sus políticas de detenciones en todo el país, incluyendo las ‘ciudades santuario’, justo antes de las elecciones de noviembre.

Funcionarios han descrito este esfuerzo de la Administración Trump, como un mensaje político de mano dura contra los inmigrantes indocumentados.

Uno de los principales objetivos de su Gobierno ha sido justamente el combate a estas jurisdicciones ‘santuario’. En estas localidades, las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley no cooperan con los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas.

La pandemia no ha impedido que ICE detenga a inmigrantes. Aunque al inicio de la crisis sanitaria, la agencia suspendió sus operativos en hospitales, clínicas y consultorios médicos, los arrestos continuaron en los centros de trabajo y en los hogares, sobre todo, en dichas ‘ciudades santuario’, a pesar de la preocupación de activistas y autoridades locales de que esto podría perjudicar la salud colectiva y de estos individuos.

En septiembre se supo que ICE había llevado a cabo operaciones nacionales que se habían saldado con la detención de más de 2,000 migrantes entre julio y agosto.