Hombre es devorado por un oso que crió desde que era cachorro

0
213

En 2014, Sergey Grigoriyev, un cazador originario de Rusia, encontró un pequeño oso al que decidió adoptar y nombrar Vorchun (Gruñón).

Acorde con la información The Sun, durante cuatro años Grigoriyev crió al animal en su casa, en una zona rural del centro de Rusia. Sin embargo, a finales de 2018 la relación entre este hombre y su peculiar mascota terminó de la peor manera.

Según lo reportó la web de noticias, el fin de semana previo a la Navidad la vecina del cazador comenzó a preocuparse, pues tras haber compartido un té con él no lo volvió a ver y llevaba días sin saber de él, así que decidió dar aviso a su familia.

A continuación, los familiares de Grigoriyev llegaron a la casa, ubicada en un paraje aislado de Ozersk, en la región de Chelyabinsk y encontraron al oso Vorchun fuera del galpón donde vivía habitualmente. El animal estaba vagando alrededor de la casa con una postura agresiva según lo recogió The Sun.

La familia del joven relató a medios locales que Vorchun se lanzó al ataque de un perro que llevaban y mientras eso ocurría, los familiares salieron corriendo a avisar a la policía.

Cuando llegaron, las autoridades, vieron manchas de sangre alrededor de la casa. Vorchun había matado a un perro de Sergey y al can que había llegado con sus familiares. Al no lograr controlar al oso los oficiales le dispararon.

Al ingresar a la casa, los oficiales no daban crédito a lo que veían: Sergey había sido “devorado hasta los huesos” por su oso, de acuerdo a un comunicado policial citado por el el medio.

“La jaula estaba abierta. El animal caminaba por la zona mostrándose agresivo. Y en el lugar encontramos los restos del esqueleto de un hombre”, dijo el detective policial Alexey Petrov. “La policía usó las armas para matar al peligroso animal. El oso no representa más un riesgo para la población”, se lee en el comunicado.

The Sun informó que Grigoriyev rescató a Vorchun hace cuatro años, junto con otro cachorro que regaló. A Vorchun lo conservó después de que la única oferta que recibió fue de una “estación de cebo”, un lugar donde los perros de caza son entrenados con depredadores vivos. Dichas estaciones son notorias por su crueldad.