Estiércol, moho y lo que no sabías que hay en tu comida

0
672

Insectos, pelo de roedor y excremento: esto y más se encuentra en los alimentos que comes todos los días y tal vez no lo sabías.

CNN) — Prepárate: muchos de tus alimentos favoritos pueden contener trozos de cosas que tal vez no sabías que estaban allí.

¿Qué tal un poco de estiércol de roedor en tu café? ¿Gusanos en tu salsa de pizza? ¿Moho en la mermelada de tu tostada?

Ah, y lo siento mucho, amante del chocolate. Esa barra oscura y deliciosa que devoraste podría contener 30 o más partes de insectos y una pizca de pelo de roedor.

Llamadas “defectos alimenticios”, estas criaturas desmembradas y sus excrementos son el desafortunado resultado de cultivar y cosechar alimentos.

“Es económicamente poco práctico cultivar, cosechar o procesar productos crudos que estén totalmente libres de defectos inevitables, no peligrosos y naturales”, dice la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Entonces, si bien no hay forma de deshacerse de todas las criaturas que podrían engancharse a lo largo de la cadena de procesamiento de alimentos, la FDA ha establecido normas para mantener los defectos de los alimentos al mínimo.

Revisemos los alimentos de un día típico para ver qué más estás comiendo y no lo sabías

Desayuno

La FDA permite que los granos de café que mueles para el desayuno tengan un promedio de 10 miligramos o más de excremento animal por libra. Hasta 4% a 6% de los frijoles por conteo también pueden estar infestados de insectos o mohosos.

Mientras espolvoreas pimienta negra en tus huevos matutinos, trata de no pensar en el hecho de que puedes estar comiendo más de 40 fragmentos de insectos con cada cucharadita, junto con una pizca de pelo de roedor.

¿Desayunaste fruta? Las moscas comunes de la fruta pueden viajar en cualquier lugar, desde el campo hasta la cosecha o la tienda de comestibles, quedar atrapadas por los procesadores o congelarse en camiones de entrega refrigerados y terminar en tu hogar.

Almuerzo

Digamos que empacaste sándwiches de mantequilla de maní y mermelada para todos. ¡Buena elección!

La mantequilla de maní es uno de los alimentos más controlados en la lista de la FDA; se permite un promedio de uno o más pelos de roedores y 30 (más o menos) fragmentos de insectos por cada 100 gramos, que son 3,5 onzas.

El tamaño de porción típico para la mantequilla de maní es de 2 cucharadas (a menos que las untes). Eso significa que cada 2 cucharadas de sándwich de mantequilla de maní solo tendría unos ocho fragmentos de insectos y un poquito de suciedad de roedores. (“Suciedad” es lo que la FDA llama a estos defectos alimenticios de insectos y roedores.)

Desafortunadamente, la mermelada y la jalea no están tan controladas. La mantequilla de manzana puede contener un promedio de cuatro o más pelos de roedor por cada 3,5 onzas (100 gramos) y alrededor de cinco insectos enteros. Ah, y eso no cuenta el número desconocido de ácaros, pulgones y otros pequeños insectos.

La mantequilla de manzana también puede contener hasta 12% de moho, que es mejor que la mermelada de cereza, que puede estar 30% mohosa, o la mermelada de grosella negra, que puede estar 75% mohosa.

Es asqueroso. ¿Alguna vez volveré a comer alguno de estos alimentos?

Mira, esta es una situación de muy, muy, muy bajo riesgo”, dijo Chapman. “Lo veo como un factor de asco versus un factor de riesgo. Las partes de los insectos son asquerosas, pero no conducen a enfermedades transmitidas por los alimentos”.

Mucho más peligroso, señala Chapman, es la posibilidad de que piezas de piedra, metal, plástico o vidrio lleguen junto con los alimentos cosechados a medida que ingresan al sistema de procesamiento. Todos los alimentos están sujetos a rayos X y detectores de metales, dijo Chapman, porque cuando estos se escapan, las personas pueden resultar lastimadas.

También son mucho más peligrosas las enfermedades transmitidas por los alimentos, como la salmonella, la listeria y la E. coli, que pueden causar enfermedades graves e incluso ser mortales.

“La contaminación cruzada de los alimentos crudos, cocinarlos poco, no lavarse las manos y propagar gérmenes de los alimentos crudos son las cosas que contribuyen a los más de 48 millones de casos de enfermedades transmitidas por los alimentos que tenemos cada año en Estados Unidos”, dijo Chapman.

Bueno, dicho así, supongo que mi disgusto por ese estiercol de roedor en mi café parece exagerado.

Tal vez.