Devastación en Centroamérica tras el paso de 2 huracanes

0
406

(CNN) — Iota causó devastación en Centroamérica y ahora la gente de la región se ve obligada a sobrevivir entre los escombros dejados por dos huracanes en cuestión de semanas.

Primero, Eta azotó Nicaragua el 3 de noviembre como un huracán de categoría 4, provocando deslizamientos de tierra e inundaciones que desplazaron a miles y dejaron decenas de personas muertas o desaparecidas. A solo 25 kilómetros de la llegada a tierra de Eta, cerca de Haulover, Iota golpeó el martes, también como huracán de categoría 4.

Ahora, hay por lo menos 16 muertos en Nicaragua y dos en la isla colombiana de Providencia como resultado del desastre, dijo el miércoles la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo. Entre los muertos hay mujeres y menores. Alrededor del 99,5% de las propiedades en la costa caribe nicaragüense carecen de electricidad, informó el martes el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) del país.

La temporada de huracanes del Atlántico 2020 ha sido históricamente activa, con Iota llevando el recuento a 30 tormentas con nombre, la mayor cantidad jamás registrada.

Aunque la velocidad del viento está disminuyendo, según un aviso del Centro Nacional de Huracanes de EE.UU., Centroamérica todavía está en riesgo de inundaciones repentinas, inundaciones de ríos y deslizamientos de tierra potencialmente mortales. Pero algunas partes de la región siguen lidiando con ríos sobrecargados que se desbordan arrancando techos y postes eléctricos.

Al menos 40.000 personas afectadas en Nicaragua por Iota

Antes del golpe de Iota, alrededor de 3,6 millones de personas en Centroamérica habían sido afectadas por Eta, una tormenta que se cernió durante días sobre Nicaragua, Honduras y Guatemala, con fuertes lluvias que provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra que arrasaron con comunidades enteras.

Decenas de personas en el remoto pueblo guatemalteco de San Cristóbal siguen desaparecidas después de que un deslizamiento de tierra arrasó el lugar la semana pasada.

Y ahora, más de 400.000 personas en Nicaragua se han visto afectadas por Iota, el huracán más poderoso que ha azotado el país, dijo Murillo. Más de 50.737 personas en la nación centroamericana permanecen en refugios gubernamentales luego de la tormenta, dijo Murillo el miércoles.

La tormenta ha arrojado fuertes lluvias. Honduras y gran parte de Nicaragua, Guatemala y Belice esperan al menos 25,4 centímetros y hasta 76.2 centímetros de lluvia hasta el jueves, mientras que en áreas desde El Salvador hasta Panamá pueden esperar de 10 a 20 centímetros, con máximos aislados de 30,5 centímetros.

Casi no hay comunicación con la ciudad de Bilwi, también conocida como Puerto Cabezas, debido a apagones y cables eléctricos caídos.

Fotos de agencias muestran a personas con el agua hasta las rodillas en Rivas y en Bilwi, en la costa norte. A los residentes de Bilwi, donde las telecomunicaciones se han visto afectadas, se les pidió «mantener la calma, mantenerse alejados de los lugares que son vulnerables o que representan algún peligro para la seguridad humana».

En varias ciudades de la región de Rivas, en Nicaragua, una franja de tierra entre el lago de Nicaragua y el Océano Pacífico, en el suroeste de la nación, las autoridades están monitoreando los ríos y colocando a familias vulnerables en refugios, dijo el NHC.