Deportan a inmigrante de un año de edad que compareció solo ante juez

0
191

Johan Bueso Montecinos dijo sus primeras palabras y comenzó a caminar lejos de sus padres.

Johan Bueso Montecinos, de un año de edad, llegó en avión a San Pedro Sula, Honduras, pero al principio no reconoció a sus padres.

El bebé se volvió emblemático de la política del presidente Donald Trump sobre la separación de niños inmigrantes de sus padres.

Cuando compareció ante el juez John W. Richardson, éste difícilmente podía contener su malestar al tener que preguntarle al abogado del pequeño si su cliente comprendía lo que estaba pasando.

“Me avergüenza preguntarlo, porque no sé a quién se lo explicaría usted, a menos que crea que un niño de un año pudiera aprender las leyes de inmigración”, le dijo al abogado.

Pronto a Johan le fue concedida una orden de salida voluntaria con la que el gobierno autorizaba enviarlo por avión a Honduras

El menor tenía 11 meses de edad cuando fue detenido por la Patrulla Fronteriza y enviado a un centro infantil junto con casi 3,000 infantes más, bajo la política de “tolerancia cero” del actual gobierno de los Estados Unido.

“Cuando le hablaba ‘Johan, Johan’… se ponía a llorar”, contó su madre, Adalicia Montecinos, entre lágrimas, a Associated Press. “Él sufrió todo lo que yo he sufrido”.

Sin embargo, una hora despúes, el pequeño sonreía mientras sus padres lo besaban afuera de un centro donde terminaron de llenar algunos formularios antes de ir a casa.

En los meses que siguieron dio sus primeros pasos, pronunció sus primeras palabras y celebró su primer cumpleaños.

La ofuscación del juez sobre cómo lidiar con el pequeño causó indignación internacional, porque mostraba lo peor de la política contra inmigrantes indocumentados.

Dejar respuesta