Denuncia desde púlpito que pastor la violó y la echan de la iglesia

0
1474

El pasado domingo, McKenna Denson se paró en el púlpito del templo mormón “The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints” en Chandler, Arizona, y denunció lo que seguramente era un secreto a voces: que un pastor de la iglesia la había violado.

Denson dijo a los presentes en el servicio mensual donde miembros dan su testimonio, que Joseph L. Bishop, ahora con 85 años, es un depredador sexual que está siendo protegido por la iglesia.

Mientras la mujer se pronunciaba, personas la grababan.

Pero, la congregación, en lugar de unirse en apoyo a Denson, le dio la espalda. Cuando aún no había finalizado su exposición, un hombre se acercó a la mujer de 55 años, y le dijo que tenía que sentarse y que podían hablar luego.

“Para que la expiación tenga lugar, tenemos que ser responsables de lo que hacemos”, continuaba Denson mientras el hombre la agarraba por los hombros para que se fuera y dejara de hablar.

“Para mantener la iglesia segura, debemos responsabilizar a los depredadores sexuales, así sean pedófilos o violadores como Joseph Bishop”, sostuvo Denson.

A esto el vigilante dijo: “Este no es el lugar para que compartas eso, vamos”.

La mujer abandonó el recinto.

Uno de los videos colocados este lunes en el canal de YouTube crítico de la fe mormona, “NewNameNoah”, ya sobrepasa las 100,000 reproducciones.

De acuerdo con medios locales, la denunciante demandó al religioso por el ataque hace 34 años

Recientemente, un juez desestimó el recurso contra Bishop – quien ha negado el ataque – porque los delitos prescribieron, pero permitió el reclamo de fraude por encubrimiento recién revelado.

Por su parte, el portavoz de la iglesia, Eric Hawkins, dijo que sus miembros deben buscar otras maneras de exteriorizar las denuncias contra los líderes y no interrumpir los servicios religiosos.

El ataque habría ocurrido cuando el pastor era presidente del Centro de Entrenamiento de Misioneros de la iglesia en Provo, Utah.

La mujer acusa a Bishop de romperle la blusa, levantarle la falda y “tratar de violarme” en un sótano.

Denson expuso por primera vez su caso en abril pasado, luego de que se filtrara una grabación en la que el religioso supuestamente confiesa ser un “depredador sexual” en una conversación con la presunta víctima.

Dejar respuesta