Congreso estudia conseguir la ‘green card’ para 2,5 millones de inmigrantes

0
660

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes presentó en marzo una reforma migratoria que, en caso de aprobarse en el Congreso (el Senado tiene mayoría republicana) y ser firmada por el presidente, Donald Trump, permitiría a 2,5 millones de inmigrantes obtener la nacionalidad estadounidense, según el cálculo realizado el miércoles por la organización Center for American Progress.

La propuesta de ley, bautizada como Dream and Promise Act of 2019, garantizaría el acceso a la residencia permanente (como vía previa a la naturalización) a los conocidos como soñadores (dreamers, en inglés), jóvenes llegados al país de forma ilegal de la mano de sus padres cuando eran niños.

Según la citada organización, hay 1,8 millones de soñadores que podrían beneficiarse de inmediato, y otros 300.000 que lo harían en el futuro.

En la actualidad, alrededor de 700.000 de estos jóvenes están protegidos por la Condición Diferida para los Llegados en Infancia (DACA, en inglés), un programa aprobado por Barack Obama en 2010; que Trump ha finiquitado; y que la justicia ha dejado en vigor temporalmente a la espera de la decisión de la Corte Suprema.

“Es una prioridad”, afirmó el martes representante californiana Lucille Roybal-Allard, “hay mucho apoyo a los soñadores desde ambos partidos”.

La proposición de ley también beneficiaría a 460.000 personas con estatus de protección temporal (TPS, en inglés), según la citada organización.

El TPS otorga un visado temporal (sin posibilidad de obtener la residencia) a personas de países afectados por catástrofes naturales, guerras o crisis humanitarias. En la actualidad, está en vigor desde hace años para inmigrantes de El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Nicaragua, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Siria y Yemen.

Trump ha cancelado estos permisos para El Salvador, Haití, Sudán, Honduras y Nicaragua. Sin embargo, una corte ha paralizado esa suspensión en el caso de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán, de forma que el Gobierno ha extendido esos permisos hasta enero de 2020 (o hasta que haya veredicto).

En el caso de Honduras, el permiso también acaba en enero de 2020. El Gobierno ha extendido los permisos para Somalia (hasta marzo de 2020) y Sudán del Sur (hasta noviembre de 2020), y Yemen (hasta marzo de 2020).

Con la proposición presentada por los demócratas, los beneficiarios del TPS podrían acceder a la residencia permanente y posteriormente a la ciudadanía (si llevan más de tres años en el país). Los soñadores podrían pedir su green card si llegaron con menos de 17 años y llevan al menos cuatro viviendo aquí, entre otros requisitos.

Sin embargo, otras iniciativas similares se han estrellado con el rechazo de los republicanos en el Congreso, y la oposición del presidente, lo que podría condenar también esta medida. La diferencia estriba ahora en que, si la Corte Suprema dicta en contra de DACA, casi un millón de jóvenes quedarían al borde de la deportación, jóvenes por los que incluso Trump, artífice de duras políticas contra los inmigrantes, ha mostrado su simpatía y predisposición a negociar.