Celebridades pagan fianza de arrestados en protestas por asesinato de Geoge Floyd

0
1520

Celebridades como Seth Rogen, Steve Carell y Janelle Monáe están donando dinero para ayudar a pagar la fianza y “rescatar” a los manifestantes en Minnesota.

Esta semana comenzó una protesta pública tras la muerte de George Floyd, un hombre negro que perdió la vida después de que el ex oficial de policía Derek Chauvin se arrodilló sobre su cuello durante un arresto.

Chauvin ha sido despedido y acusado de asesinato y homicidio involuntario en tercer grado, pero miles de manifestantes siguen protestando en las calles para abordar la injusticia constante que vive la comunidad afroamericana y exigir nuevas medidas.

Durantes las manifestaciones se han producido varios incidentes que han derivado en numerosos arrestos, incluido el de un periodista corresponsal de CNN y toda su equipo de producción, que fueron detenidos por la policía en impactantes escenas en vivo en el aire.

La Minnesota Freedom Fund es una organización sin fines de lucro que ayuda a personas de bajos ingresos y, a raíz de las protestas, decenas de celebridades han intervenido para aumentar la cantidad de dinero a la que tiene acceso la organización benéfica y sacar a estas personas de la cárcel.

Algunos publicaron capturas de pantalla de sus donaciones en Twitter, como el rapero Noname alentando a sus seguidores famosos a hacer lo mismo.

Tweets similares han aparecido en numerosas cuentas de alto perfil, y algunos provocaron un largo hilo de respuestas de celebridades simplemente escribiendo: “match” (donación equiparada)”.

Las donaciones provienen de personas como Rogen, Carell y Monáe, así como de Ben Schwartz, de Parks and Recreation; el actor de los Vengadores, Don Cheadle; La actriz Jameela Jamil y el comediante Rob Delaney.

Además de ofrecer donaciones, muchas celebridades han utilizado su plataforma para hablar sobre el racismo y la injusticia a raíz de la muerte de George Floyd.

El actor de Star Wars, John Boyega, dejó en claro sus opiniones cuando exigió a través de sus redes que los oficiales de policía responsables debían ser “acusados ​​severamente”.

El ex presidente Barack Obama emitió una larga declaración sobre el asunto, escribiendo en parte:

Es natural desear que la vida “vuelva a la normalidad”, ya que una pandemia y una crisis económica alteran todo lo que nos rodea. Pero tenemos que recordar que para millones de estadounidenses, recibir un trato diferente debido a la raza es la norma, por trágica y dolorosa que sea.

Esto no debería ser “normal” en 2020 en Estados Unidos. No puede ser “normal”. Si queremos que nuestros hijos crezcan en una nación que esté a la altura de lo más alto, podemos y debemos ser mejores.